Virtua Fighter 5, Impresiones versión final

José Arcas

El beat'em up más técnico del género quiere seguir siéndolo en la nueva generación. Probamos la versión final de Virtua Fighter 5 en PS3 para comprobarlo. Además, desde Japón, entrevistamos al legendario estudio AM2, sus creadores.

El beat'em up más técnico del género quiere seguir siéndolo en la nueva generación. Probamos la versión final de Virtua Fighter 5 en PS3 para comprobarlo. Además, desde Japón, entrevistamos al legendario estudio AM2, sus creadores.

La famosa saga de AM2 y Sega, Virtua Fighter, está de nuevo de rabiosa actualidad. Desde hace apenas dos semanas los usuarios japoneses de PlayStation 3 ya pueden disfrutar de una conversión perfecta de su última entrega, Virtua Fighter 5, con jugosas novedades y todos las cualidades de la máquina arcade, que ha conseguido un éxito más que rotundo en los salones recreativos nipones. El éxito de esta adaptación ha sido tal que se ha conseguido alzar con el número uno de ventas en su primera semana en venta vendiendo cerca de 50.000 unidades, superando a todos los anteriores títulos de la consola, aunque a pesar de ello no le ha servido para alcanzar las cifras iniciales que tuvieron otras conversiones domésticas de la saga.

Hemos tenido acceso a la versión final del título por medio de uno de nuestros corresponsales en Japón, Jose Antonio Canet, además de gracias a la cortesía de SEGA España, que nos mostró el título en sus oficinas la pasada semana. Y en esa circunstancia nos lanzamos a relatar lo que ambas sesiones han dado de sí cuando falta menos de un mes para la salida oficial del título en España, acompañando el lanzamiento de PS3. Un juego del que sus creadores dicen "tuvimos siempre en mente que nuestro deber es 'ofrecer la mejor herramienta de lucha con tecnología punta'".

Es la faceta visual, la que capta la atención del jugador en primer momento, el salto desde la placa Lindbergh al hardware de PlayStation 3 se ha realizado con maestría, manteniendo intactas todas las virtudes de las que Virtua Fighter 5 hacía gala en la recreativa. El impacto visual empieza desde los propios menús del juego, muy cuidados, con una interfaz sencilla a la izquierda acompaña de animaciones del juego.

Llama también la atención que AM2 ha puesto gran atención en la física de pelo y ropa. Mechones o cintas de pelo se mueven a cada movimiento con gran naturalidad, pero no sólo eso, sino que el resto del atuendo deja de ser un modelado poligonal pegado al cuerpo para cobrar un realismo necesario. Por ejemplo, una de las vestimentas de Shun Di lleva un par de tiras atadas a los tobillos, haciendo que el pantalón coja cierto vuelo, que quede suelto. Las mangas del kimono, las camisetas abiertas, cinturones… realmente van un paso más allá de lo visto hasta la fecha.

El tratamiento de las texturas es impresionante, con un normal mapping muy acusado, que incluso mantienen cuando golpeamos fuertemente el suelo y lo destrozamos. Los escenarios son muy dinámicos, siendo particularmente llamativa -aunque por debajo de algunos paisajes- esa jaula en la que luchar con varios centímetros de agua embarrada. La luz refractada juega un papel vital en que esta recreación parezca lo más fidedigna posible. Y también lo es en que la piel de los personajes parezca realmente eso, piel.

Se ha conseguido ese acabado perfectamente imperfecto, es decir, con todos las cualidades de una dermis humana. Poros, pelos, grasa, heridas, y la tensión muscular propia de cada constitución física, aunque en ocasiones resulte demasiado brillante. Hablamos sin temor a equivocarnos del juego de lucha con el mejor aspecto gráfico hasta la fecha, definidos por AM2 como "gráficos realistas únicos para una plataforma de nueva generación son algo que se debe ver".

En total podremos controlar a diecisiete personajes distintos, más uno oculto. Las nuevas incorporaciones de la quinta entrega son El Blaze, un forzudo enmascarado y Eileen, una joven y veloz luchadora. Se ha mimado los nuevos trajes y actualizado los diseños más conocidos. Los rostros son más reales, más vivos, y las animaciones lógicamente más fluidas. El número de escenarios asciende a dieciocho, comunicando al principio de cada duelo el tamaño del mismo. 10x10, 12x12, etc. Algo a tener en cuenta para evitar el fatídico Ring Out.

Entrando ya en los modos de juego, el Arcade mantiene el desarrollo habitual, comenzando con la selección de un personaje e ir encadenando enfrentamientos hasta dar con el último duelo final frente al último prototipo de Dural. Para desbloquear muchos de los detalles ocultos de Virtua Fighter 5 tendremos que hacer lo propio con todos los luchadores.

El control del juego sigue fiel a los orígenes. Realmente tendremos que aprender a controlar a cada luchador, si optamos por el 'machar botones' tan habitual de los profanos notaremos que no damos con ningún movimiento. Aparece aquí una de las visitas obligadas: el Dojo. Aprenderemos a realizar el sinfín de combinaciones de botones únicas de cada personaje, desde las más sencillas -pulsar una dirección y un botón- hasta combinaciones brutalmente complejas, cuyo aprendizaje puede llegar a desesperar.

Se aprecian perfectamente los estilos de lucha de cada personaje. Tras probar un luchador conocidísimo como Akira y hacernos con él, pasábamos a uno de los más complejos, Shun Di, y tardaban apenas unos segundos en dejarnos KO. Fuerza, agilidad, abanico de movimientos, puntos fuertes, puntos débiles, el tempo de los ataques. Todo es vital para superar los retos más difíciles y los rivales a priori mucho más poderosos.

El modo Quest nos propone viajar mediante un tablero, por distintos salones recreativos. Allí nos esperarán adversarios de distinto nivel controlados por la CPU y con una IA construida a partir de los estilos de lucha de jugadores nipones reales.  Nuestro objetivo será ir subiendo de grado, ya que empezamos en el décimo kyu e iremos ascendiendo a medida que ganamos más combates; hasta primer kyu inicialmente, y posteriormente para pasar de primer dan al décimo dan.

No todos los combates permiten subir de nivel, a veces sólo nos permitirán obtener diversos ítems o emblemas de los que luego será posible hacer uso en el modo Customization. Normalmente los combates que nos permitirán mejorar nuestro grado se producirán contra adversarios especialmente duros, con mayor nivel, aunque también es posible que tras haber librado muchos combates contra adversarios de menor talla promocionemos.

Comentar que Virtua Fighter 5 en su versión Europea incluirá dentro del modo Quest una luchadora muy especial. Se trata de Meri, personaje que ha sido diseñado por la redacción de MeriStation tras una simpática iniciativa de SEGA que escogió a una revista por país para dar vida a su luchador.

Así pues, hay salones frecuentados por jugadores novatos e intermedios como es el caso del Club Sega Downtown, Club Sega Bay Area y  el Sega Arena Coast y otros frecuentados por luchadores más avanzados como el Sega World North. También podremos encontrar salones como el Sega Arena Coast y el Sega World Route 101 donde lucharemos contra adversarios de todos los niveles desde principiantes hasta verdaderos números uno, pero sin duda alguna, el más elitista de todos, es el Sega World South, donde un décimo dan estará a la orden del día y al que sólo unos pocos osaran desafiar.

En el tablero también podemos encontrar la típica casilla Home desde la cual accederemos a las opciones del modo Quest, como son el nivel de dificultad,  el acceso una vez más al Customize para personalizar a nuestro personaje, el status o poder grabar la partida. En el status podremos ver nuestro avance en número de emblemas e ítems obtenidos o como porcentaje de luchadores a los que hemos derrotado del total que campean por este microuniverso de Virtua Fighter 5 en PS3.

Finalmente la última casilla que nos falta por mencionar es el Event Square donde se librarán los combates oficiales que irán apareciendo a medida que vayamos ganando y perdiendo combates en el resto de salones.  En todos ellos irán apareciendo de vez en cuando y del mismo modo que en el Event Square otros torneos que aunque no oficiales, tras ganarlos obtendremos oro que podremos gastar en la tienda del modo Customization.

Dicho modo personalización añade cierta vidilla al juego. Básicamente como su nombre indica, nos permite tras haber seleccionado a nuestro luchador con su respectivo perfil, personalizar sus atuendos de diversas maneras.  Al principio sólo dispondremos de dos vestimentas iniciales que luego podremos ampliar hasta cuatro. Las opciones de personalización se basan en ir añadiendo a la vestimenta por defecto, nuevos atributos en forma de ítems que previamente habremos obtenido ganando torneos o comprándolos en la tienda gastando oro.

Existen ítems disponibles para casi todas las partes del cuerpo como son los turbantes,  gorras, sombreros, pendientes, brazaletes, cinturones, accesorios para las caderas, pantalones y también zapatillas para los varios estilos de lucha. Las combinaciones posibles son casi interminables y le añaden un aliciente más al juego. Tras haber personalizado del modo deseado una de las cuatro vestimentas, podemos seleccionar cual queremos que sea  seleccionada por defecto para librar los combates. Dentro de este modo Customization podemos modificar otras tres opciones entre las que se encuentran poder cambiar el nombre a nuestro personaje, escribir unos comentarios o elegir el emblema que más nos guste.

Finalmente el Virtua Fighter TV es bastante parco en opciones. Disponemos del un apartado Replay donde podremos visualizar repeticiones de los mejores momentos de los combates que previamente hayamos grabado, así como de la variante Exhibición donde será posible seleccionar a cualquier combinación de luchadores de entre los existentes para verlos librar un combate controlados por la CPU.

Entre las opciones de este modo se encuentra el visualizar la secuencia de comandos que se desprende de los golpes empleados por los luchadores durante el combate con objeto de aprender las técnicas más efectivas. El tercer modo es el Theater, ya presente en muchos juegos donde podremos ver repetidos los distintos videos y secuencias que vayamos descubriendo durante el juego. Por todo lo dicho, para llegar a descubrir toda la magia de Virtua Fighter 5, la sentencia de AM2 es clara:  "¡No tendréis otra opción salvo jugar!"

Para los seguidores más fieles

Como suele ocurrir con la mayoría de lanzamientos importantes en Japón, esta edición del Virtua Fighter 5 no ha salido sola, todos aquellos que reservaron el juego fueron obsequiados con un jugoso extra : un disco de PS2 con la reedición del 'Virtua Fighter 10th anniversary - Memory of Decade' que fue puesta  a la venta allá por el 2003 junto con un DVD y un libro sobre la historia la saga que ahora ha sido bautizado como 'Virtua Fighter 10th anniversary reprint'. En EEUU se utilizó para premiar a todos aquellos que previamente habían reservado sus copias de VF4 Evo el día de su lanzamiento. En Europa como suele ocurrir fue raramente visto y sólo llegó a algunos almacenes como artículo promocional.

Aunque los orígenes del juego son desconocidos, la primera vez que apareció en público, fue en un evento llamado GameJam en Japón al que AM2 asistió para celebrar un torneo de Virtua Fighter.

Este Reprint es una mezcla entre el 'Virtua Fighter 4: Evolution' y el original 'Virtua Fighter 1'. Todos los personajes disponibles en el VF4 Evo se pueden seleccionar en éste también pero con el ya clásico estilo poligonal característico del juego original. Además los escenarios y la música son exactamente  los mismos que en la primera versión del juego.

El sistema de combate es el mismo que en VF1, lo cual hace imposible utilizar técnicas modernas que nos permiten rotaciones en 3D y la física de los saltos hace que podamos llegar a límite sobrenaturales, tan irreal como lo fue en aquella época. Aún con todas las limitaciones inherentes al motor del juego es sorprendente que seamos capaces de ejecutar prácticamente todas las técnicas que los nuevos personajes provenientes del VF4 Evo poseen.

Incluso algunas características provenientes de otros Virtua Fighter más modernos, como el contraataque que fue introducido en el Virtua Fighter 2 o los ataques rápidos (Quick Pounces) están intactos al igual que en VF4 Evo. La cámara no es tan estática como lo fue en la primera versión del juego y se asemeja más a la que ya vimos en  Virtua Fighter 3.

Sin ninguna duda es un juego que no debe faltar en las estanterías de los amantes de la serie Virtua Fighter. Es un juego que refleja muy bien la cultura japonesa mezclando lo antiguo con lo vanguardista. Lamentablemente parece que va a quedar sólo como un detalle que SEGA ha tenido con los primeros compradores de VF5 en Japón y parece muy difícil que se incluya en el lanzamiento Europeo. Aunque quizá SEGA Europe acabe sorprendiéndonos.

Virtua Fighter 5

Quinta entrega de la saga de lucha más famosa de Sega-AM2.
Virtua Fighter 5