Con el cuchillo entre los dientes

La competencia de 360 y Wii está poniendo a PS3 en una posición difícil. SONY y sus dirigentes deben reaccionar si no quiere que su consola acabe cercada por la innovación de Nintendo y la madurez que ha alcanzado Microsoft.

No se espera que sea una batalla fácil para nadie. Los próximos meses verán nacer las otras dos consolas next-gen que faltan en esta generación. Xbox360 ya lleva varios meses entre nosotros, y desde luego es la que mejor base y razones tiene para convencer a los usuarios: potencia, calidad, juego on-line excelente y títulos, entre los que ya están (majestuoso Oblivion, GRAW, Prey, DOA4) y los que llegarán en breve (Gears of War, Lost Planet, PES 6...). Si hay ahora mismo una apuesta segura, esa es la consola de Microsoft.

Tanto Wii como PS3 tienen mucho que demostrar, Wii para enseñarnos que sus condiciones van a dar mucho juego (la relación calidad-diversión de la DS es la imagen que Nintendo quiere que asociemos a su nueva máquina) y el potencial de la nueva de SONY, aunque quizás parta en desventaja porque la exigencia que tiene es mucho mayor. Pero esa exigencia se la ha autoimpuesto la propia compañía en distintas ocasiones (recordemos los célebres vídeos de Killzone en el E3 del 2005 o los comentarios llenos de seguridad de varios de sus directivos).

PS3 es la que más va a estar en el filo de la navaja. Un precio muy alto (debido a sus prestaciones como reproductor de Blu-Ray doméstico, algo que forzosamente se impone a aceptar sin otra opción), unas características técnicas realmente altas -según los datos que circulan a fecha de hoy- pero que tendrán que refrendarse con hechos que demuestren una superioridad visible sobre Xbox360. Su mayor baza es, irónicamente, su nombre: PlayStation es a día de hoy sinónimo de videojuego. Sin embargo, las razones más poderosas (don dinero) pueden hacer cambiar este orden, como ya cambió en su día con la llegada de la primera PSX. El mercado no es matemático, y hay varias razones para pensar que esto pueda cambiar a corto-medio plazo.

SONY no se encuentra en su mejor momento. Los costes de I+D de la PS3 se disparan, mientras nos indican que fabricar el Cell puede dar, como mucho, un 20% de éxito dependiendo a que puedan salir funcionales 7-8 SPES de cada chip. ¿Resultado? Una posible limitación en las máquinas de salida, mucho mayor de lo que se pensaba al principio. Aunque la compañía confía en sus posibilidades cuando afirma que los primeros 5 millones de consolas se venderán igual, existan juegos o no. Esa frase es demasiado lapidaria. La prepotencia se paga, tarde o temprano. Kaz Hirai sentenció "la next-gen comenzará cuando nosotros lo digamos, no antes'. Deben de llevar varios meses aislados porque soy más de la opinión de Peter Moore.

Wii es, a simple vista, una máquina apetecible, sabrosa. Todo indica que no costará más de 250 euros, y los juegos que se pudieron ver en el E3 o hace pocas semanas en Madrid son su mayor baza para atraer al público desconocedor del sector, y a los más 'hardcore gamers' que nos podamos echar a la cara. Técnicamente parece que no competirá con PS3-Xbox360, sin embargo los gráficos no lo son todo: ¿un ejemplo? ¿Alguien ha nombrado el éxito de DS con respecto a PSP? La innovación en la jugabilidad será un pilar básico para que esta máquina responda a las expectativas, y por ahora todo parece que así será. Esperemos que las third-parties respeten a la máquina, y que Nintendo tenga un listado de lanzamientos continuo. Twilight Princess, por mucho que se empeñen en decir que es para Gamecube, será el primer gran alidado de Wii.

Personalmente, tengo que dejar claro que tendré las tres máquinas, aunque PS3 a ese precio tendrá que esperar, y sobre todo demostrarme con JUEGOS -Final Fantasy XIII, Metal Gear Solid 4, ¿y qué más?- que es importante tenerla. Wii y la ya presente en mi sala Xbox30 serán, en principio, mi combo lúdico. Las dos me atraen y me dan razones para tenerlas. SONY debe mejorar su imagen de los últimos meses y no tratar al usuario como si fuera sólo parte de su maquinaria, cuando precisamente se debe al comprador de sus productos.

Aparte de esto, sólo podemos felicitarnos por el gran porvenir y presente que tienen las dos portátiles más vendidas. Tanto DS como PSP recibirán durante los próximos meses grandes juegos. Muchos originales, otros venidos del pasado, otros novedosos pero eso sí: casi todos con una calidad altísima, y que estamos deseando jugar. Por una vez, creo que el empate exitoso está presente en este sector del mercado (en cuanto a juegos venideros, no en nº de máquinas vendidas). Una gran noticia para Nintendo y SONY. Pero sobre todo para los usuarios de ambas máquinas, que ven con tranquilidad el futuro de las dos.

El mercado PC es particularmente independiente, pero eso sería objeto de otro artículo. Mientras, esperaré a todos estos juegos que hemos visto, rezando para que Nintendo logre un control tan bueno en todos los juegos de Wii como el que hemos visto en Corruption, que SONY nos traiga algo que de verdad demuestre el poder 'teórico' de PS3, y que no nos haga ver como una locura soltar 600 euros por una máquina. Y finalmente, que Microsoft continúe con esta política de cuidar y escuchar al usuario que tan bien le ha salido en el E3 y hasta ahora. La única que hace merecedor del éxito a cualquiera ya que, a fin de cuentas, están donde están gracias a todos nosotros y nuestro dinero.

Esta es una opinión personal de su autor que no tiene porqué reflejar la postura sobre este tema de Meristation.com

LocoRoco

En el divertido entorno que nos rodeará, deberemos guiar una bola de goma hacia la salida del nivel, inclinando las distintas plataformas con ayuda de los gatillos L y R de la consola. Asimismo, habrá que tener en cuenta los distintos obstáculos y otras trampas que nos los pondrán difícil.

LocoRoco