PRO FORO INDUSTRIA Y DEPORTE

Ray Zapata: "Cuando conocí la gimnasia, empecé a integrarme"

El subcampeón olímpico, Theresa Zabell y Carlos Mouriño, dentro del Pro Foro Industria y Deporte, abordan el potencial del sector como motor hacia la Agenda 2030.

0
"Cuando conocí la gimnasia, empecé a estar integrado"
DANI SANCHEZ DIARIO AS

El fin de la pobreza, la salud y el bienestar, la educación de calidad o la igualdad de género. Son algunas de las líneas que definen el contrato social global que, bajo el marco de la Agenda 2030, pretenden dibujar comunidades reforzadas, solidarias, positivas y que no dejen a nadie atrás. La histórica Cumbre del Desarrollo Sostenible, en 2015, marcó las pautas que los países que conforman el sistema de las Naciones Unidas deben seguir para alcanzar un mundo sostenible. Una meta que la transversalidad del deporte acerca a zancadas.

Quedó claro en la mesa redonda "Agenda 2030: una carrera con el deporte como motor", moderada por Jesús Mínguez, periodista del Diario AS, y dentro del marco del Pro Foro Industria y Deporte. En ella, distintas ópticas que confluyen, que unen fuerzas para buscar el importante impulso que requieren unos objetivos tan ambiciosos como necesarios. "Cuando conocí la gimnasia, empecé a estar más integrado en la sociedad. Según qué personas, tenía taras por ser un chico de color, por mi forma de hablar... Me rechazaban por eso y por hacer gimnasia, que era un deporte para niñas. Tenía todo para no estar aceptado, pero entraba al gimnasio y no me acordaba de todas esas críticas que recibía. He conseguido que toda esa gente que me dejaba de lado ahora me impulse incluso más que los que me apoyaban desde el inicio. El deporte puede ser una vía de escape y de integración para la sociedad", recordaba Ray Zapata, subcampeón olímpico en Tokio, en su primera intervención.

Zapata aterrizó en Lanzarote con 9 años desde Santo Domingo (República Dominicana), junto a su madre, que buscaba un futuro mejor para la familia. Ahora, a través del deporte, él busca un futuro mejor para la sociedad en general. "Ray es un ejemplo y un modelo a seguir para los niños. Si los niños le ven con su botella reutilizable, ellos también lo van a hacer", le dedica Theresa Zabell, presidenta de Aemed y Fundación Ecomar, dos veces campeona olímpica, tres veces campeona mundial y tres veces campeona de Europa de vela, después de que el gimnasta explique que utiliza botellas reutilizables durante los entrenamientos y las competiciones.

Sostenibilidad e igualdad, inseparables

Zabell, como Ray, también llegó a Canarias bien pequeña. Con sólo unos meses, su familia emigró desde Inglaterra por motivos profesionales. Durante el viaje, tuvo su primer contacto con el mar, donde años después escribiría su leyenda. "El deporte y el medioambiente han pasado de ser temas verticales a ser horizontales, que afectan a toda la sociedad. Personas sanas sin hacer deporte no es posible. Estamos posicionados como un país con un gran problema de obesidad infantil. Debemos estar sanos para cuidarnos y para cuidar el planeta en el que estamos. Realmente, debemos salvarnos a nosotros, porque el planeta se va a salvar solo. Si nos cargamos el mar, lo vamos a pasar mal", reflexiona ahora.

A través de la Fundación Ecomar, impulsa un estilo saludable de vida a través de los deportes náuticos; a través de Aemed (Asociación Española de Mujer, Ejecutivas y Deporte), el ascenso de las mujeres hacia los puestos directivos, todavía un debe a mejorar. "Ese es el objetivo de Aemed, promocionar que las mujeres puedan llegar a esos puestos, que, cuando terminen sus carreras, no se aparten del mundo del deporte. Tenemos mucho que aportar. La sostenibilidad también incluye la igualdad de género y necesitamos tanto a hombres como a mujeres", afirma convenida. "Cada vez, más personas no ponen género a los deportes. Cada vez hay más chicos que quieren hacer gimnasia artística femenina y al revés. Por qué no van a poder hacerlo. Hay que hacer y disfrutar de lo que nos lleva a la felicidad", celebra Zapata en este sentido.

Junto a ellos, Carlos Mouriño, presidente del Celta de Vigo, con un proyecto muy ambicioso por delante: Galicia Sports 360, en la ciudad deportiva del Celta, y del que se podrá beneficiar todo el tejido deportivo gallego. "Cuando yo empecé hace 16 años, cuando dije que la única manera de salvar al Celta era una gestión empresarial, recibí muchas quejas de los aficionados, que pedían sentimiento. El sentimiento es muy importante, pero sin economía que dé solidez es muy difícil. Ahora, nosotros hablamos de factoría del deporte. No queremos dedicarnos sólo al fútbol. Queremos llevar nuestra tecnología, dentro de ese 360, al deporte en general, también al de ocio. Ayudar al deporte gallego formando a los técnicos, abaratar los costes de material, preparar a los equipos para la competencia que hay, etc. Unas plataformas comunes, dentro de nuestra región, sostenibles, que permitan avanzar", expone al respecto. Unas líneas maestras que, dentro del Celta, ya se siguen a través de recogidas de basura en las categorías inferiores, plantadas de árboles, mínima utilización del papel, etc. Acciones que se impulsarán con GS 360, por ejemplo, a través de la energía solar.

En su caso, en cuanto al impulso del fútbol femenino, lo tiene claro: "A mí me sería muy fácil dar una cantidad de dinero a un equipo para que ponga el nombre. Nuestro proyecto es que el fútbol femenino pueda crecer desde abajo, igual que nuestras canteras masculinas. Queremos terminar la ciudad deportiva nueva y dejar la de ahora para el fútbol femenino, construir desde abajo. Eso sí consideramos que impulsa la igualdad, que el proyecto nazca de nuestras jugadoras", expone. En este mar, todos reman en la misma dirección.