VÓLEY PLAYA

Herrera: "El nuevo formato perjudica, pero motiva luchar por mis sextos Juegos"

La clasificación para París 2024 del dúo Herrera-Gavira se plantea más compleja que nunca por el nuevo sistema implantado por la Federación Internacional.

0
Pablo Herrera y Adrián Gavira en un entrenamiento.
Twitter @Herrera_Gavira

El jugador de voley playa castellonense Pablo Herrera afirmó este jueves que se siente motivado para intentar clasificarse para París 2024 y ser el primer jugador de su disciplina deportiva que disputa seis Juegos Olímpicos aunque el nuevo formato y modelo de competición les perjudique a su compañero, el gaditano Adrián Gavira, y a él.

"El hecho de tener muy difícil el acceso a los torneos "Elite", los que dan más puntos, nos complica el acceso a París 2024, pero conservamos intacta la ilusión", contó Herrera, que afirmó que luchar por estar en sus sextos Juegos es uno de los principales impulsos para estirar unos años más su carrera deportiva en declaraciones al Proyecto FER.

La Federación Internacional ha dividido el circuito en tres torneos, de mayor a menor relevancia: "Elite", "Challenge" y "Future". En "Elite" participarán 16 dúos: los 11 inscritos mejor situados en el ranking internacional, uno que accederá gracias a una invitación y 4 procedentes de una fase previa, mientras que en "Challenge" serán 24 tándems con los 15 inscritos mejor situados en el ranking, uno por invitación y 8 por ronda previa.

Anteriormente. el modelo contaba con torneos "World Tour" desde una a cinco estrellas en los que competían 32 parejas en el cuadro final, las 24 inscritas con mejor posición en el ránking mundial, que accedían directamente a la competición, y 8 dúos llegados desde la fase previa.

Entre la incertidumbre y con un calendario sometido a continuas modificaciones arrancará la temporada en pocas jornadas con un doble torneo en México, un Challenge en Tlaxacala, del 16 al 20 de marzo, donde Herrera y Gavira serán una de las 24 parejas ya en el cuadro final y un Élite en Rosarito del 23 al 27, donde disputarán la ronda previa.

Herrera, de 39 años, explicó que su rodilla derecha está asimilando bien las cargas de trabajo cuatro meses después de pasar por el quirófano, pero agregó que, en lo puramente físico, le está costando arrancar.

"Hay diferentes motivos. He estado bastante tiempo parado, tuve el coronavirus, he empezado con mucha exigencia pero, poco a poco, vamos mejorando", dijo Herrera, que reconoció que es difícil iniciar una temporada tras tantos cambios e incógnitas.

"No es fácil. Primero, porque este nuevo formato y modelo de competición no nos convence. Es más, nos perjudica. Después, porque tenemos más dudas que certezas. Están cambiando constantemente las reglas del juego y el calendario. No obstante, el objetivo en esta parte inicial del curso es clasificarnos para el Mundial de Roma, en junio", explicó.

Por último, el deportista castellonense contó que tampoco saben cuándo se va a poner el contador olímpico en marcha. "Sigue todo en el aire. Ahora parece que será en enero del 2023. Desconocemos si este sistema se va a mantener en los próximos meses o si, por contra, experimentará más cambios. Nosotros creemos que todavía tenemos recorrido para competir a un alto nivel", finalizó.