España
República Checa

BALONMANO | EUROPEO

Todos contra una España que aspira al tercer título

España, que ha ganado los dos últimos Europeos, debuta este jueves con un equipo remozado ante la República Checa en Bratislava.

0
Todos contra una España que aspira al tercer título

Una España sin Raúl Entrerríos y sin Dani Sarmiento a los mandos del juego del equipo arranca este jueves el Campeonato de Europa en Bratislava, en Eslovaquia, uno de los dos países que acogen el torneo que también se disputa en Hungría. En la cita la Selección es el equipo a batir, porque ha ganado los dos últimos europeos, ha impuesto un estilo de juego que otras selecciones intentan imitar, y porque puede igualar los tres títulos consecutivos de la histórica Suecia, la única que lo ha conseguido hasta ahora. El debut de esta tarde (18:00, Teledeporte) será ante la República Checa, con la que se ha medido con éxito en los dos Campeonatos anteriores.

El choque, en el imponente Ondrej Nepley Hall, está limitado a sólo un cuarto de aforo: un máximo de 2.500 espectadores, todos vacunados y con mascarilla, porque la pandemia ha hecho estragos en la preparación de un campeonato con algunas ausencias notables, como las de Álex Dujshebaev en España, Karacic en Croacia y Remili en Francia, en recuperación física, o Pekeler en Alemania por decisión personal del pivote. También hay estrellas que no debutarán en la primera jornada, como los croatas Duvnjak y Cindric, confinados aún por sus casos de positivo.

La República Checa, por ejemplo, suspendió los ensayos tres días por los contagios en su plantel, algo que recuerda a cuando tuvo que renunciar al Mundial de Egipto hace un año por los casos que sufrió la semana antes de viajar a El Cairo, y que supuso una gran controversia en el país, que destituyó a los dos seleccionadores para recuperar a Rastilav Trtik, que no esconde que "la peor decisión de los políticos fue dividir a Checoslovaquia en dos países", y lo único positivo que ve este nativo de Kosice es que "ahora la República Checa va a jugar como en casa".

De los checos Jordi Ribera destaca a la primera línea "con un central de mucho nivel como Babak, y los dos laterales, Kasparec y Klima". Y no esconde el seleccionador español que "el primer partido de un Europeo siempre es difíci". Además, con la obligación de ganar para jugarse ante Suecia el sábado el primer puesto del grupo en una revancha olímpica. De Bosnia apenas se habla; parece el equipo más flojo y su destino se decide en la jornada inaugural.

Favoritos

Media docena de selecciones son candidatos serios a ganar el título: España, porque es la vigente campeona, Francia, Dinamarca, Noruega, Suecia, Alemania y hasta Hungría porque juega en casa, sin descartar a Croacia, subcampeona continental e irregular. Pero nadie se atreve a sacar pecho, por lo que pueda suceder.

España es una incógnita, como decía Juan Carlos Pastor, el primer seleccionador que ganó un Mundial para España (2005), por la renovación de Jordi Ribera, con Casado y Tarrafeta ahora como centrales.

Francia, que ha dejado en casa a Luka Karabatic y Prandi (ayer salió del hospital tras la agresión que sufrió en Navidad) se queja de que en Hungría las normas contra la pandemia están tan relajadas que teme a la proliferación de positivos. Pese a la apariencia de normalidad en todas la escuadras se vive una calma tensa, y las selecciones se miran de reojo por lo menos hasta que se empiece a jugar.