ATLETISMO

El TAS confirma la sanción de cuatro años por dopaje a Alberto Salazar

El que fuera entrenador de Mo Farah hasta 2017 y el médico Jeffrey Brown han sido castigados con esta sanción tras estimarse que se usaron sustancias y métodos de dopaje.

0
El entrenador de atletismo Alberto Salazar, durante los Mundiales de Atletismo de Pekín 2015.
PHIL NOBLE REUTERS

El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) ha confirmado la suspensión de cuatro años que impuso en 2019 la corte norteamericana de arbitraje al entrenador Alberto Salazar y al endocrinólogo Jeffrey Brown, sin anularla, como pedían los sancionados, ni aumentarla, como solicitaba la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA).

El entrenador estadounidense, de origen cubano, y el médico fueron sancionados después de una investigación de cuatro años en la que, según la USADA, más de 30 testigos informaron de la trama de dopaje en la que estaban envueltos mientras trabajaban en el Nike Oregon Project (NOP), grupo de entrenamiento de alto nivel.

Tras unos procedimientos prolongados extraordinariamente en el tiempo debido a la pandemia, el TAS estima que Salazar incurrió en posesión de testosterona, complicidad con Brown en el uso de métodos prohibidos y manipulación de los controles antidopaje.

En cuanto a Brown, el TAS considera probada su complicidad con Salazar en la posesión de testosterona, el tráfico de esta sustancia para hacérsela llegar al entrenador, administración de un método prohibido y manipulación de los controles.

Cuando se hicieron públicas las sanciones, en 2019, Salazar estaba en los Mundiales de Atletismo de Doha, que tuvo que abandonar al serle retirada la acreditación. En el pasado había sido entrenador del británico Mo Farah, cuatro veces campeón olímpico y seis veces campeón mundial de 5.000 o 10.000 metros. La relación entre ambos se rompió en 2017.

El TAS rechaza el recurso de la AMA contra Shayna Jack

Mientras, la nadadora australiana Shayna Jack puede regresar a la competición tras haber cumplido una sanción de dos años por dopaje, al rechazar hoy el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) los recursos presentados por la autoridad australiana antidopaje (SIA) y la Agencia Mundial (AMA) para que la suspensión se extendiera hasta los cuatro años.

La cuatro veces medallista mundial fue sometida a un control fuera de competición el 26 de junio de 2019, que arrojó un resultado positivo por el anabolizante prohibido 'ligandrol". Su federación le impuso una inhabilitación de cuatro años, que la nadadora recurrió ante el arbitraje local, que se la redujo a dos.

En diciembre de 2020 la SIA y la AMA presentaron al TAS los recursos que ahora han sido desestimados, bajo el argumento de que Jack demostró, con un porcentaje suficiente de probabilidades, "que no había consumido la sustancia prohibida de forma intencionada o temeraria y que, por lo tanto, podía beneficiarse de una reducción del período de inhabilitación de cuatro años a dos". Shayna Jack, de 22 años, tiene dos platas y dos bronces mundiales ganados en pruebas de relevos en 2017.