KÁRATE

Propuesta de dos años de sanción para el equipo díscolo

Los seis deportistas quedarían apartados de todas las competeciones oficiales de España. Para Cuerva se poroponen tres meses.

Propuesta de dos años de
sanción para el equipo díscolo

Pese a que una de las carcterísticas del derecho deportivo en su modalidad sancionadora es la ultra rapidez de sus decisiones, en el caso de la renuncia del equipo español de kumite a disputar la pelea por el bronce en Porec (Croacia) aún está el procedimiento en fase de alegaciones. Dos meses después al menos se conoce la propuesta de sanción, de dos años apartados del equipo nacional para seis de ellos, y de tres meses para el séptimo.

Raúl Cuerva, aunque firmante del documento público en el que los karatecas denunciabam insultos y descalificaciones de los federativos para justificar no salir al tatami, estaba suspendido por la Federación Europea por el menosprecio anterior a un competidor belga. Por tanto, dado que no podía participar en la pelea por el bronce su tratamiento es diferente: tres meses de sanción, apartado del equipo nacional, por menosprecio. Le queda la opción de presentar aleganciones antes de que el Comité de Competición le sacione, pero por el tiempo que ha cumplido prácticamente la sanción ya estaría cumplida en septiembre.

Para los hermanos Ibáñez, José y Rodrigo, Alberto Delestal, Marcos Martínez, Babacar Ser y Sanny Ennkhaili, la propuesta de sanción es de dos años apartados de los equipos nacionales, con lo que se perderían, de prosperar esa propuesta, un Europeo y dos Mundiales, y al no participar como España, tendrían que correr ellos mismos con los gastos que supone participar en el calendario internacional.

Y todo esto supondría además quedarde sin las becas deportivas por clasificaciones en las competiciones de alto nivel, lo que supondría un revés para los seis firmantes, que una vez sancionados tendrían la posibilidad de recurrir.