BOXEO

Charlo cumple sin KO ante Montiel y reta a Golovkin

Jermall Charlo se impuso por decisión unánime a Juan Macías Montiel para retener el Mundial WBC del peso medio. El campeón regresó tras nueve meses sin pelear.

0
Crónica del Charlo vs Montiel: WBC del peso medio.
Showtime Boxing

Sobre el papel Jermall Charlo era muy superior a Juan Macías Montiel. Debía de ganar fácil y acabar rápido. Esa era la previsión. No se cumplió por completo. La primera parte se dio, pero la segunda no. El mexicano aguantó todo lo que llegó por parte del campeón y resistió en pie. Una heroicidad, pues la paliza que se llevó fue amplia. Con este triunfo, por decisión unánime (119-109, 118-109 y 120-108) Charlo retiene el Mundial WBC del peso medio y mira a los grandes carteles. El foco ya se encargó de ponerlo al terminar: "Mi peso son las 160 libras. Quiero unificar. Quiere pelear contra Golovkin y traer a Canelo aquí a Houston", espetó ante el delirio del público. El plan está bien, habrá que ver si se cumple. De momento el trámite lo pasó.

En cuanto la campana sonó se vio que había dos velocidades sobre el ring. El pleito, cuando se anunció, fue muy criticado por los rivales de Charlo. Viendo la pelea, tenían razón. Macías fue un guerrero y nada se le puede achacar, pero era inferior. Desde el primer momento trabajó mucho y muy bien con el jab, varió planos de golpeo y percutió con su derecha. Una y otra vez, sin descanso. Montiel empezó atenazado, poco a poco se fue soltando, pero lo hizo quedándose quieto en las cuerdas y esperando el vendaval.

En el sexto y séptimo asalto pareció que el KO estaba cerca, incluso muchos pensamos que el árbitro podría intervenir. No por los golpes en sí, la sensación era de que podía pasar algo grave. Estaba en clara inferioridad. Por suerte no sucedió, y es que el mexicano era puro corazón y eso le permitió aguantar. Charlo había pasado, hasta este sábado, cuatro veces del décimo asalto y nunca había noqueado. En la quinta tampoco lo logró. Si la pelea se alarga pierde dinamita y sucedió de nuevo. Aún así, el objetivo estaba cumplido: victoria cómoda y sin salir castigado. Ahora toca trabajar en los despachos. Jermall quiere grandes carteles y los fans, también.