GOLF

De la Covid-19 al número uno

Jon Rahm supera el virus y sale del confinamiento a tiempo para disputar el US Open en San Diego con idea de hacer historia y asaltar el trono mundial.

De la Covid-19 al número uno
EZRA SHAW AFP

Jon Rahm vuelve al principio para entrar en la historia. Esta frase profética puede hacerse realidad este fin de semana en la 121ª edición del US Open en California. El jugador de Barrika (26 años), que acaba de superar la Covid-19 y llega justo tras salir del confinamiento, tiene una fuerte vinculación con San Diego, el lugar donde se puede decir que comenzó todo en marzo de 2013. Ganó el torneo universitario Lamkin Grips SD Classic bajo la atenta mirada de un Phil Mickelson en pantalones cortos y chanclas que decidió seguir durante unos hoyos a un talento que entrenaba Tim, su hermano y ahora también su caddy. Dos años después, Rahm venció allí en los Regionales de la NCAA. Después en la misma ciudad de California llegó el triunfo en su primer torneo del PGA Tour y también en San Diego le pidió matrimonio y se casó con su mujer Kelley.

Estrecho vínculo que también tiene con el campo sur de Torrey Pines donde desde hoy se disputa el US Open (Movistar Golf, 20:00 horas) que le puede devolver al número uno del ranking mundial (ahora es 3º) diez meses después. El español (que sale hoy a las 22:36 hora española junto al norteamericano Reed y al australiano Leishman) alcanzará la cúspide si gana su primer major en el campo público californiano y Dustin Johnson es 18º o peor. El reto es complicado pero hay datos para el optimismo ya que Rahm es el mejor jugador del mundo en este campo desde 2017 con un resultado total de -51, cinco golpes mejor que el segundo (Tony Finau, -46); y ha jugado 17 majors en su carrera con un balance de seis Top 10 y tres Top 5.

Sin embargo, la batalla de Rahm será mucho más complicada que vencer al campo de Torrey Pines y a Dustin Johnson ya que enfrente tendrá otros 154 jugadores, con el Top 50 al completo, de 26 países, incluyendo a Sergio García y Rafa Cabrera. Uno de ellos será, precisamente, Phil Mickelson, reciente ganador del PGA Championshio y que a sus 51 años tiene este torneo como una de sus últimas hazañas por conquistar. "Es una oportunidad única porque nunca he ganado el US Open. Está en el patio trasero de mi casa. En las últimas semanas apagué todo el ruido de mi alrededor, incluyendo mi teléfono, para poder concentrarme y tratar de jugar lo mejor posible", afirma 'El Zurdo' que ejerce de anfitrión al celebrarse en su localidad natal y que ha sido el mentor de Jon desde que aterrizó en el PGA Tour.

Hablar de favoritos cuando se enfrentan los mejores del mundo sería hacer una lista del ranking mundial, pero lo que casi se puede presagiar es que el ganador saldrá de un desmepate, al menos si hacemos caso de la estadística ya que este torneo es el major que más se ha decidido así: 32 veces de 120, un 26,66%. Y la única vez que se ha jugado en Torrey Pines, en 2008, Tiger Woods derrotó en el playoff a Rocco Mediate con aquel putt histórico embocado por un Tigre casi 'cojo' por una lesión en la rodilla izquierda para forzar el desempate. Historia, como la que puede hacer Rahm el domingo... su cumple el pronóstico ya que es el principal favorito de las casas de apuestas.