Frigoríficos Morrazo Frigoríficos Morrazo

CEST

H. Anaitasuna H. Anaitasuna

BALONMANO | LIGA SACYR ASOBAL

La salvación del Cangas pasa sólo por ganar al Anaitasuna

Una final para el equipo gallego, que además no depende de sus resultados sino también de los del Guadalajara.

En Cangas no tiene margen de error,
Daniel Pérez

El Frigoríficos del Morrazo está obligado a ganar este miércoles al Helvetia Anaitasuna (20:30) para seguir con opciones de mantenerse en la liga Asobal, después de que su derrota en Nava (19-18), unida a la victoria del Gudalajara ante el Ademar (30-26), le haya dejado sin margen de error en el cuarto puesto por la cola.

Al equipo que dirige Nacho Moyano sólo le quedan dos partidos para sumar los puntos necesarios para salvarse, ya que en la última jornada visitará al intratable Barcelona en el Palau. Y la primera final es ante el Anaitasuna, que viene de sumar un punto en la pista del Huesca.

Al Frigoríficos sólo le vale ganar al conjunto dirigido por Quique Domínguez y esperar que el Guadalajara no puntúe ante el Incarlopsa Cuenca, en otro de los partidos aplazados por culpa de la covid-19. Las opciones de victoria del equipo cangués pasarán por mantener el nivel defensivo de los últimos encuentros y, sobre todo, evitar las pérdidas de balón en el ataque posicional para que el Anaitasuna pueda desplegar su letal juego de contraataque.

El Helvetia Anaitasuna viaja con la idea de sumar dos puntos tras el buen punto conseguido el sábado en Huesca,. "Sabemos cómo se van a comportar ellos y tampoco creo que haya muchas dudas de cómo vamos a hacerlo nosotros", ha indicado el entrenador de Anaitasuna, Quique Domínguez sobre la cita. La situación de Cangas hará que los pupilos de Domínguez deban aplicarse en defensa y en ataque para frenar las envestidas de unos gallegos necesitados de sacar un buen resultado.

"Está compitiendo muy bien contra equipos y plantillas teóricamente superiores a ellos, y consiguiendo grandes resultados. Va a ser un partido duro y difícil", ha avisado Domínguez sobre la dinámica que arrastra Cangas.