CLUBES DEPORTIVOS

Los clubes, un 30% más pobres

Un año después de la pandemia, las entidades deportivas han perdido alrededor de un 15% de socios y ahora afrontan un tramo deciviso en su recuperación.

Real Canoe de Madrid.
DIARIO AS

Un año después del comienzo de la pandemia y de la parada total de la actividad, los clubes deportivos siguen su travesía por el desierto. Durante este periodo han visto reducido su número de socios, de ingresos y ahora esperan con temor qué ocurrirá cuando finalicen las ayudas del Gobierno por los ERTES (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). "En las entidades hay diversidad de opiniones", comentó Ricardo Ruiz, gerente de Acedyr (Asociación de Clubes y Entidades Deportivas y Recreativas).

Este colectivo, que reúne a más de 50 clubes asociados de más de 800 socios, está a punto de finalizar una encuesta para conocer al detalle cuál es la radiografía de estas entidades y cómo les ha descompuesto la pandemia. Pero ya están preparados para realizar un primer diagnóstico: "La media de pérdida de socios oscila entre el 12% y el 15% por ciento, aunque hay clubes que lo han notado más". Uno de ellos es el CN Sabadell, que ha pasado de tener 27.000 socios a quedarse en 20.000 (24% menos).

"Antes de la pandemia la situación era muy buena a nivel social y económico. Estábamos en crecimiento y afrontábamos con ilusión el año olímpico, pero llegó la pandemia. Ahora estamos en fase de recuperación, percibimos que la gente quiere hacer deporte y vemos la luz", explica Claudí Martí, presidente de un Sabadell que reúne a una decena de deportistas que competirán en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

Un gimnasio en Valladolid.

Al margen de la pérdida de socios, la mayor preocupación es la pérdida de facturación. "No es proporcional", advierte Ruiz. "La pérdida de ingresos se sitúa en torno al 30%. Los clubes han dejado de hacer actividades, eventos y han cerrado su servicio de restauración durante mucho tiempo" comenta. En este punto, cada comunidad ha evolucionado diferente. En Cataluña o en Valencia han sufrido hasta diez meses el cierre de los restaurantes de los clubes mientras que en otras comunidades como Madrid "todo ha sido más flexible".

La principal ayuda que han recibido las entidades previene de los ERTES que aprobó en todos los sectores el Gobierno. Apenas ha habido ayuda de las otras administraciones. "Hay comunidades que han podido dar 2.000 o 3.000 euros a clubes con una alta facturación, por lo que ese impacto ni se ha notado", explica Ruiz. Martí dispara con nombres y apellidos: "El CSD y el Ayuntamiento no han estado a la altura. Estamos en año olímpico y no hemos recibido ni un euro. Y en nuestro club además existe una labor social que tampoco se ha respaldado por parte del consistorio", declaró Martí.

"Los clubes han perdido facturación, y si ahora deben asumir de golpe todo esos salarios, vivirán una situación de nuevo complicada"

Ricardo Ruiz, gerente de ACEDYR

Para Ruiz, conocedor como pocos del sector, le llegan dos nuevos problemas ("incertidumbres") a las entidades deportivas. La primera tiene que ver con la ubicación y las características de la instalación: "Los espacios abiertos tendrán más facilidad para recuperarse que los urbanos, como le ocurre a gimnasios y fitness". Y, la segunda, enlaza con la finalización de los ERTES: "Los clubes han perdido facturación, y si ahora deben asumir de golpe todo esos salarios, vivirán una situación de nuevo complicada". Una situación que puede abocar a una reducción de personal. Un panorama que ve la luz pero que sigue acompañado de sombras un año después de la pandemia.