ATLETISMO

María Vicente se queda sin oro tras un error surrealista

La catalana de 19 años brincó por encima del 6,50 que le habría dado el triunfo, pero vio cómo la borraban la marca de su salto antes de la medición.

Madrid

Lo sucedido en el foso del salto de longitud femenino del Campeonato de España es difícil de explicar. Surrealismo sería la palabra que mejor se adapta. María Vicente, recientemente coronada campeona de pentatlón, realizaba un primer salto largo en la final, por encima aparentemente del 6,50 cuando ella tiene como mejor marca personal 6,55.

El talonamiento fue ajustadísimo y antes de que se midiera el salto los encargados del rastrillo borraron la marca en la arena de la talentosa catalana de 19 años. Tensión en la pista y en la grada con el entendible cabreo monumental de su entrenador, Ramón Cid. Precisamente, el exdirector  técnico de la RFEA fue clave en recomponer la cabeza de Vicente que hizo nulo en el salto de repetición que le fue concedido tras el monumental error.

ATLETISMO 20/21María Vicente.

Mensajes de tranquilidad, de buscar concentración, de rebajar la tensión de María por parte de Cid... mientras la saltadora, especialista en pruebas combinadas, luchaba contra los fantasmas en su cabeza que la llevaron a un pírrico 4,83 tras firmar un buen 6,24. Su gran rival, Fátima Diame se iba a 6,51, una marca que Vicente ya sabía que seguramente ya habría superado con su vuelo inicial.

El tiempo del cambio de orden tras la mejora debía servir a la superlativa atleta de Hospitalet de Llobregat para respirar, relajarse, buscar la concentración... pero no. Nulo en el cuarto y más tensión en sus gestos. "Tienes recursos de sobra", le decía el experto Cid desde la grada.  Un dedo escaso le daba otro nulo en otro salto aque habría valido para borrar todo lo anterior y colgarse el oro. Todo se lo jugaba en el sexto, pero no pudo ser. Medalla de bronce para ella en el título de Fátima Diame y la plata de Tessy Ebosele. María tendrá múltiples opciones de seguir mostrando su superlativo talento, pero siempre quedará en su memoria un error histórico y seguramente pocas veces visto. El sistema no permite revisar la huella y por tanto la reclamación no iría a ningún lado.