GOLF

Nuevo mazazo para Donald Trump: el PGA Championship 2022 no se jugará en su campo

La PGA anunció que el torneo, previsto en el Trump National Golf Course de Bedminster no se jugará en ese campo tras los incidentes ocurridos en el Capitolio.

Imagen de la entrada al Trump National Golf Club de Bedminster, Nueva Jersey, que no acogerá el PGA Championship de 2022 tras los incidentes en el Capitolio.
BRENDAN SMIALOWSKI AFP

A Donald Trump se le acumulan los problemas a nueve días de que termine su mandato como presidente de los Estados Unidos. Después de alentar a sus seguidores para denunciar fraude en las elecciones presidenciales del 4 de noviembre en un acto que derivó en el asalto al Capitolio, ahora Trump ve cómo varias organizaciones deportivas le dan la espalda.

Una de ellas ha sido la PGA, que este domingo por la noche ha anunciado que el PGA Championship de 2022, uno de los cuatro grandes de la temporada, no se celebrará en Trump National Golf Club de Bedminster (Nueva Jersey), tal y como estaba previsto para el mes de mayo de ese año.

Jim Richerson justificó esta decisión a través de un comunicado grabado en vídeo. "Queda claro que celebrar el PGA Championship en el Trump Bedminster supondría un deterioro para la marca de la PGA y pondría en riesgo la habilidad de la institución para desarrollar nuestros programas y mantener la longevidad de nuestra misión".

La respuesta de Trump no se ha hecho esperar a través de su empresa ya que el todavía presidente de los Estados Unidos tiene suspendida su cuenta de Twitter. "Tenemos un bonito acuerdo con la PGA y estamos decepcionados con la decisión. Están rompiendo el contrato y no tienen derecho a terminar este acuerdo".

En declaraciones a Associated Press, Seth Waugh, CEO de la PGA en América, confirmó que la decisión se tomó tras los incidentes sucedidos en el Capitolio el pasado miércoles. "Nuestra sensación era que, dados los trágicos sucesos del miércoles, no podíamos celebrar el evento en Bedminster. El daño habría sido irreparable. Lo único que podíamos hacer era renunciar".