Barça Barça

CET

THW Kiel THW Kiel

BALONMANO | CHAMPIONS LEAGUE

Barça-Kiel, la mejor final imaginable para el peor año

Los mejores clubes del siglo deciden hoy la Champions de 2020 con Palmarsson de protagonista: de dos títulos con los alemanes y al primero de azulgrana

El Palmarsson fue determinante ante el PSG,
INA FASSBENDER AFP

Son los dos clubes más poderosos de balonmano del siglo, y hoy (20:30, Teledeporte) se jugarán entre ellos la final de la Champions más complicada de la historia por la manera en la que la EHF ha sacado adelante un torneo que parecía imposible a consecuencia de la pandemia. El Barça y el Kiel vuelven a ser los protagonistas en una final directa, que se repite cada diez años: en 2000 ganó el Barça, en 2010 (la primera edición con el formato vigente) fue para el Kiel. La de hoy en el majestuoso Lanxess Arena, vacío y animado sólo por la música de ambiente que intenta animar a los protagonista patra que sientan recompensado su esfuerzo, será el desempate para los dos tras alcanzar la final de manera muy distinta.

El Barça superó al PSG con su estilo de juego, marcando las diferencias con el trabajo de Palmarsson y Mem en ataque, y con una actuación sobresaliente de Moller en la portería, con un trabajo coral de todos los jugadores, con Janc, Fabregas y Cindric de lugartenientes.
El Kiel, sin embargo, ganó en la prórroga un partido pendular, que dominó en la primera parte hasta con siete goles de renta, que tuvo perdido a diez minutos del final cuando el Veszprem tenía cuatro tantos de ventaja y ganó por un tanto en la prórroga (36-25) en uno de os mejores días de Pekeler, el pivote que llegó del Rhein Neckar, que atrapó un rechace en las nubes para marcar uno de los tantos decisivos, y que forma con Wiencek una de las parejas defensivas del mundo en el el 6-0 del equipo.

Para el Kiel los partidos con el Barça son especiales, pero se topa siempre con el equipo español. En noviembre ambos equipos se han enfrentado en dos ocasiones en la liguilla de clasificacion de la Champions de esta temporada (2020-21(, y tanto en Alemania (26-32) como en el Palau ganó el Barça con holgura (29-25) con los dos pabellones vacíos. Podría se la ocasión de la revancha para los jugadores de Jicha, el único plantel en Colonia sin españoles.

Entre ambos equipos ha existido, además, un flujo de jugadores. El último en pasar del Barça al Kiel fue Andrei Chepkin, que a día de hoy es el que más Champions ha conquistado. Andrei estaba prácticamente retirado, y fue un refuerzo de emergencia para ganar la Copa de Europa en su epílogo como jugador.

En la final de esta tarde, sin embargo, el nombre propio es el del islandés Aaron Palmarsson, que ha vestido la camiseta del Kiel, del Veszprem y ahora del Barça, tres de los cuatro club en la Final Four de este año. Pues bien, el central del equipo azulgrana estaba en aquel Kiel que ganó el título de 2010 al club catalán, y también en el que ganó la de 2012, y él asistía nada menos que a Jicha ("lo que hicimos ayer ante el Veszprem ha sido histórico"), ahora el entrenador del Kiel que pasó como jugador por el Barça. Palmarsson tiene la ocasión de ganar esta tarde la Champions con un segundo equipo, y Jicha la oportunidad de igualar a Talant Dujsebaev y García Parrondo en el ser el tercero en conquistar el título como jugador y entrenador. 

El Barça ha ganado todos los partidos que ha disputado en todas las competiciones en 2020 y está es su decimocuarta final, de las que ha ganado nueve. La última en 2015, y ganar la actual es un reto, porque llegaría a los diez entorchados en la máxima competición, que el doble que el segundo en la lista, porque hace cinco años que se le resiste, y porque sería el equipo con más victorias en la Final Four: ahora tiene dos, como el Kiel y el Vardar.

Respecto a quién es el favorito, en la Final Four es casi mejor no serlo, porque los títulos se han decantado  en muchas ocasiones para el señalado como víctima. Pero algunos datos apuntan a creer en el Barça, porque al choque al completo (superados como se demostró ayer los problemas físicos de Palmarsson) y el Kiel tiene muchas ausencias por lesión que se notaron en la rotación en la semifinal; porque llega con más de dos horas de descanso que su rival; y, sobre todo, porque en lo que va de cuatrimestre ha demostrado que juega mejor al balonmano pese a la magia del noruego Sagosen y el croata Duvnjak, que rivalizan con el islandés Palmarsson y el también croata Cindric, con el francés final, Dika Mem ("es mi primera final, y estoy muy motivados, como todos mis compañeros"), de los significados para decantar la balanza para los azulgrana, sin olvidar las porterías en el duelo de daneses: Landin frente a Moller (la próxima campaña jugará en en la Bundesliga) que lleva dos meses pletóricos y fue determinante en las dos victorias azulgranas en noviembre,.