Telekom Veszprém Telekom Veszprém
35
FIN
36
THW Kiel THW Kiel

BALONMANO | CHAMPIONS LEAGUE

El Kiel a la final con el Barça al ganar a un Veszprem suicida

El choque se decidió en la prórroga, tras remontar los alemanes un encuentro que tuvo ganado el cuadro magiar en dos ocasiones

El Kiel, a la final
FRIEDEMANN VOGEL EFE

El Veszprem es especialista en suicidarse, como en aquella final de hace cuatro años que perdió con el Kielce polaco cuando tenía nueve tantos en ventaja en la segunda parte. Pues esta vez casi igual: cayó en la prórroga frente al Kiel por 35-36. Y es que el equipo de David Davis tuvo el partido en la mano antes de llegar a la prolongación, y en los cinco primeros minutos extra también marcó las diferencias. Pero no supo, arriesgó, y pagó muy caro tanto atrevimiento,

Este es un parrido que no se entiende en el alto nivel, No es normal que el Veszprem se hunda en la primera mitad, no sepa leer el partido y se vaya al descanso casi derrotado: 13-18. No se explica cómo Sagosen arriesgue tanto en la última defensa del Kiel, le manden por segunda vez al banco y abra un poco de luz para los magiares,

Y lo que pasó después es una locura: el Veszprem reacciona, al Kiel se le acaban las ideas, se le nubla el ataque y la defensa, y los equipos se plantan en el minuto 50 con 28-24 para los húngaros. Es el momento del suicidio del equipo magiar. Apuesta por el ataque sin portero para paliar una inferioridad, y eso fue darle aire, alegría y facilidades a un rival incapaz de marcar hasta ese momentos. Al Veszprem le costó cinco goles, tres en cuatro minutos de la recta final, ese riesgo de sentar al meta para que haya seis en el ataque, No tenía prisa, no necesitaba exponerse, cuando estaba en ventaja, cuando podía especular, cuando los nervios atenazaban al Kiel.

Gracias a Rodrigo Corrales el Veszprem al menis llegó a los 10 minutos de prórroga (29-29), y en los primeros cinco minutos ponía otra vez ventaja en su marcador: 34-32, Y luego, sin explicación táctica, sólo con errores propios ante la defensa con avanzado del Kiel, encajar un 1-4, y aunque tuvo 15 segundos para ir a.los penaltis el equipo alemán sí estuvo hábil para que no lanzase. De esta manera, el Kiel pasó de ganador, a ahogado, y a recuperarse para jugar este martes la final contra el Barça (20:30, Telefeporte), la tercera en 21 años