BALONMANO

Madrileñas y Guerreras

Carmen Campos y Silvia Arderius jugarán el Europeo con la Selección de balonmano. Por primera vez hay dos madrileñas en la lista para el torneo continental.

Madrileñas y Guerreras
RFEBM

Por primera vez en la historia de las Guerreras, dos madrileñas estarán en un Campeonato de Europa: Silvia Arderius (30 años) y Carmen Campos (25), del Málaga Rincón y del Dijon francés respectivamente. Pero ambas representan indirectamente a los dos clubes de mayor rivalidad en Madrid, el Alcobendas y el Villaverde. "Pero entre nosotras no existe rivalidad, porque no hemos coincidido por edad en las categorías inferiores, y el año en que ambos equipos estaban en Primera yo ya no estaba en el Alcobendas", responde Silvia, mientras que Carmen asegura que con Arderius tiene muchas cosas en común: "calentamos juntas, conocidos, conversaciones que unen".

Las dos son jugadoras de la primera línea, aunque Silvia es una central ya asentada con las Guerreras pese a que no tenga excesivo protagonismo: "Lo importante es echar una mano cuando se necesita; unas veces en la pista y otras esperando la ocasión. Es posible que este año tenga más minutos para compensar la ausencia de Alexandrina Cabral". Precisamente la lesión de Alexandrina ha abierto la puerta para la llegada de Carmen, que se llevó una sorpresa cuando Carlos Viver le anunció su convocatoria. "Es que no me lo esperaba, porque el grupo estaba hecho, había conseguido el hito en el Mundial, y lo habitual es que se mantenga el equipo. Por eso me sorprendió y cuando colgué me puse a llorar", cuenta Campos, que ha tenido apariciones puntuales con las Guerreras. "Como el oro en los Juegos del Mediterráneo, o como el trabajo del grupo antes del anterior Europeo", explica esta central que en la Selección siempre ha ocupado "la posición de lateral izquierdo".

Sillvia es un caso único en España: plata en el Mundial, campeona de Liga con el Bera Bera y de la Copa de la Reina y de la Supercopa con el Rincón Málaga. "Con lo que sólo falta una medalla en el Europeo para que sea un año redondo en lo deportivo, dentro de lo malo que está siendo para todos", asegura.

Carmen, que dejó este mismo año el Guardés para ir al Dijon "porque jugar en Francia era un sueño", se ha convertido en la máxima goleadora de la liga gala. "Tengo la ventaja de tirar los penaltis, y eso ayuda", afirma encantada con la responsabilidad que le ha dado su entrenador, y dedicada completamente al balonmano. Su único tiempo libre lo invierte en "estudiar francés, porque es una imposición del club", y ella lo aprovecha porque así completa su titulación universitaria de Turismo.

A las dos les gustaría conseguir un buen resultado en el Europeo de Dinamarca, que comienza el 3 de diciembre, "y que tuviese una repercusión en Madrid", dice Campos. Lo ratifica Silvia Arderius, "porque podría ayudar para que los cuatro o cinco equipos madrileños de segunda pudiesen consolidarse y subir a la élite".