TURF

Tragedia en el turf: mueren siete caballos al incendiarse el camión en el que viajaban

Eran de propietarios españoles. El suceso ocurrió en Francia. El conductor salvó a tres, pero seis murieron calcinados y otro fue sacrificado después.

Imagen de una carrera de caballos en el Hipódromo de La Zarzuela.
JESÚS ÁLVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

El turf español sufrió en la noche del jueves una de las peores tragedias de los últimos años, al morir siete purasangres debido al incendio que se produjo en el camión en el que viajaban.

En el vehículo viajaban diez purasangres que acababan de ser adquiridos por propietarios españoles en la subasta de Newmarket (Inglaterra). Todos ellos viajaban en un camión de una empresa especializada en el transporte de caballos de competición. Una vez que se encontraban ya en Francia, el accidente tuvo lugar sobre las ocho de la tarde en la autopista A-28 entre las localidades de Blangy-sur-Bresle y Neufchatel-en-Bray.

El incendio se produjo cuando un fallo mecánico de una rueda delantera provocó que el neumático prendiese en llamas y, debido al fuerte viento, el fuego se propagó de inmediato a la parte trasera del camión donde viajaban los diez purasangres.

El conductor intentó sofocar el incendio con el extintor de urgencia del vehículo pero le fue insuficiente ante la magnitud del fuego. Rápidamente, abrió el portón trasero e intentó sacar a los caballos, que viajan en compartimentos individuales. Pudo sacar a cuatro. Los otros seis murieron en el interior.  De los cuatro que inicialmente fueron salvados, uno de ellos tuvo que ser sacrificado posteriormente debido a las queaduras que presentaba, Los tres supervivientes están totalmente sanos y sin daños. 

El conductor del camión sufrió leves daños pero no necesitó ser hospitalizado. El tráfico de la autopista no se reanudó hasta la una de la madrugada y para sofocar el incendio fueron necesarios 14 bomberos.

Entre los caballos fallecidos se encuentra Wise Consel, hermano del campeonísimo Noozhoh Canarias, que fue adquirido por 50.000 guineas. Otras de las grandes compras de la subasta, Mexico City, comprado por 60.000 guineas, está entre los supervivientes. Los otros dos que sobrevivieron fueron los lotes 136 y 484, de la preparación de Óscar Anaya.

El propietario del camión, Jon Jáuregui, en un gesto que le honra, llamó a la casa de subastas Tattersalls e indicó que él se hacía cargo del coste de los siete caballos fallecidos, y que posteriormente ese importe sería reclamado al seguro.