TURF

Nieves García: "Cuando voy en carrera me pongo a cantar"

Nieves García se convirtió el domingo en la primera jocketta que gana un Gran Premio en España. En 2016 sufrió una gravísima caída.

La jocketta Nieves García celebra su victoria en el Gran Premio Duque de Alburquerque.

Nieves García hizo historia el domingo al ser la primera jocketta que gana un Gran Premio en el turf español. Lo consiguió al vencer con Noray en el GP Duque de Alburquerque. Otra barrera derribada.

¿Ha asimilado ya la dimensión de su victoria?

Al día siguiente. Al principio todo eran llamadas y mensajes. Yo nunca pensé que podría hacer historia.

Se la vio muy emocionada mientras recibía el aplauso de los aficionados...

Eran sentimientos encontrados. Me acordé de mi hermana Cristina, que falleció hace poco. A ella le dediqué el triunfo (momento de la foto).

¿La vieron ganar sus tres hijos?

La mayor y el mediano sí acudieron. La pequeña no. Al acabar estaban más exultantes que yo. Me decían, "Mamá, todo el mundo estaba gritando tu nombre. ¡La que has liado!".

Jocketta y madre, ¿cómo lo compagina?

A veces me agobio. Trabajo de lunes a sábado y los domingos monto en carreras. Menos mal que mi jefe es mi marido (el preparador Jorge Rodríguez) y a veces le pido un día libre para hacer cosas en casa. Se compagina mal un oficio tan duro en el que te levantas a las seis de la mañana con hacer las cosas de casa, la comida, los niños, los deberes... A veces digo, hoy no hago la casa, o no hago de comer un guiso y se come lo primero que haya.

Sevillana triunfando en Madrid.

Empecé a montar con caballos de enganche que tenía mi padre. Luego entré en el club Pineda (Sevilla) y debuté en 2001 en Sanlúcar, con un caballo llamado Sir Cape. Mi primer triunfo llegó en 2013, en Mijas, con Bailio, ambos con el preparador Manuel Álvarez. Ahora llevo 66 victorias.

¿Alguna manía cuando va a caballo?

En los cajones les hablo. Este día le dije, 'Noray, qué ¿ganamos el gran premio?' El caballo pensaría, 'esta tía esta loca'. Y luego, en los recorridos, cuando voy en carrera me pongo a cantar. Me relaja. ¡No soy la única, eh! que en el lote escucho a más de uno.

También le ayudará a perder el miedo. ¿Ha superado ya la caída que sufrió en 2016?

Sí, sólo queda el trauma físico. Me rompí la órbita del ojo, perdí dos dientes, tuve destrozada la encía y en la séptima vértebra tuve un toque. Mi familia me pedía que lo dejara, que no merecía la pena. Pero yo sólo pensaba en volver a montar en carreras. Superé mis miedos yo sola.

Y ¿hasta cuándo seguirá?

No me pongo fecha. Hasta que el cuerpo aguante.

Más de una mujer ha montado en carreras estando embarazada...

Yo lo hice en mis tres embarazos, pero con dos o tres meses, no más. A otras sí las he visto montar con barriguita...

¿La carrera que más ilusión le haría ganar?

La Mijas Cup, pero cerraron el hipódromo de Mijas. Ahora, el GP de Madrid o el Carudel.

¿Hay machismo en el turf?

No podemos llamarlo así, es más una cuestión de costumbre. A las mujeres nos dan menos montas porque tenemos menos fuerza. El hombre tiene un 30% más de masa muscular. Nosotras lo suplimos con las manos, el equilibrio, el llevar a los caballos más relajados... Más vale maña que fuerza.

¿Se puede vivir de la profesión de jocketta?

Sí, pero no es fácil. Sólo es cuestión de oportunidades y de hacerlo bien. Al menos, en el turf dejan que compitamos juntos hombres y mujeres, no hay esa discriminación.

¿Próximo reto?

Demostrar que la mujer vale para esto y seguir ganando grandes premios, claro.