BOXEO

Lomachenko y el último escalón

Vasyl Lomachenko y Teófimo López se enfrentan este sábado en Las Vegas. El ucraniano podría acabar la noche con todos los títulos del peso ligero. Su meta.

Así llega Lomachenko a su combate contra Teófimo López.
Instagram

Antes de la pandemia había muchos grandes combates en ciernes. Con el paso de los meses, algunos han fructificado y otros se han quedado en stand-by. El primero en llegar es el que enfrenta este sábado a Vasyl Lomachenko (14-1, 19 KO) y Teófimo López (15-0, 12 KO). El ucraniano, de 32 años, lleva mucho tiempo diciendo que su sueño es unificar el peso ligero. Lo conseguirá si gana, algo que su rival, y monarca IBF, no podrá hacer. La condición de campeón Franquicia WBC de Loma hace que el cinturón del Consejo no esté en juego. Solo puede ser expuesto si pierde y tiene una revancha contra el mismo púgil. Un lio más para el aficionado, pero que en el fondo y por mas cinturones que haya: el ganador será el único rey del peso ligero.

La pelea se ha vendido muy bien. Top Rank lleva años trabajando con López, quien a sus 23 años no dudó en dar un paso al frente. Se proclamó campeón mundial a finales de 2019 y tenía claro que su siguiente paso era Lomachenko. Su combate soñado, aunque quizá le llegue algo pronto. Loma, doble campeón olímpico y que también fue campeón en el pluma y superpluma, parece por encima, pero la calidad técnica y pegada de López hacen que el duelo sea muy interesante. En esa venta del combate, muy esperado por los fans, ha tenido un peso muy importante el pique verbal. Por la situación de la pandemia no ha habido rueda de prensa, pero Teófimo no la ha necesitado. Ha intentado menospreciar al ucraniano y éste ha pasado por encima, como suele ser habitual.

"He escuchado decir durante años a muchos boxeadores que me vencerían de una manera brutal, pero cuando están dentro del ring, sus palabras y promesas se olvidan. Todo lo que dice Teófimo para mi es basura. Vamos a ver en el ring qué bueno es. Tiene pegada, muy buena velocidad y cuenta buena escuela. Es joven y con hambre, pero solo podemos comparar nuestro nivel en el ring. Nuestra habilidad solo se puede comprobar cuándo nos medidos contra otro top", apunta en la previa Lomachenko. Nunca entró al trapo y no cambia. El ucraniano habló en el ring contra Rigondeaux, el último que intentó este juego, y pretende hacerlo de nuevo. Está a un paso de subir el único escalón que le falta en el boxeo. Quiere ser campeón unificado. Su sueño.