BOXEO

La noche de los Charlo

Jermall retuvo el Mundial WBC del medio al derrotar a Derevyanchenko. Jermell noqueó a Rosario para unificar los mundiales WBC, WBA e IBF del superwelter.

Crónica del Charlo vs Derevyanchenko: WBC del peso medio.
Showtime Boxing

PBC y Showtime supieron medir muy bien todos los aspectos de su primer gran evento tras la pandemia. Era el primer PPV que hacían y por ello mimaron cada detalle. Los hermanos Charlo eran los grandes protagonistas, pero ponerlos juntos puede ser un problema en muchos sentidos. Por ello idearon una 'doble cartelera'. Así, vendieron el evento como algo todavía de mayor entidad. Con esa división dijeron que había dos estelares y el show se partió de manera rara, pero llamativa. Jermall Charlo y Sergiy Derevyanchenko fueron el primer estelar y estuvieron sobre el ring a las 20:45 hora local. Muy pronto, pero son cosas de la nueva normalidad. No lo acusaron y ofrecieron un gran espectáculo del que el estadounidense salió reforzado. Ganó por decisión unánime (116-112, 117-111 y 118-110), retuvo el Mundial WBC del medio y dejó claro que está para los grandes nombres de la división.

Charlo tenía muy estudiado a su rival. Derevyanchenko venía de perder contra Jacobs y Golovkin, pero había ofrecido combates igualados y que generaron dudas de sus oponentes. El estadounidense comprendió donde no tenía que boxear y lo hizo. Contaba con mucha más envergadura y la sacó a relucir. Con mucho jab al inicio y con contragolpes después secó al ucraniano de inicio, pero en el segundo acto vio como Derevyanchenko acortó distancia y le ganó el round. El devenir del combate se descubrió por completo al final del tercer round. Derevyanchenko solo tiene una marcha. Iba al frente y ahí el campeón le esquivaba y le contragolpeaba y con una derecha volada casi le manda al suelo al final del tercer acto. La campana le salvo.

La clave del combate fue esa: el contragolpe. Esquivaba las embestidas de Derevyanchenko y le contestaba duro (trabajó muy bien el upper). Siempre era la misma historia. La película solo cambiaba cuando el ucraniano apretaba y conseguía arrinconar a Charlo. Sin espacios y en la corta distancia sufría, pero esquivando y contestando tenía la pelea controlada. Los momentos de apuro fueron los menos y la paliza fue en aumento. De hecho, el médico tuvo que autorizar al aspirante en el décimo asalto. Un ojo lo tenía casi cerrado. De sus luchas titulares, Derevyanchenko encontró en Charlo el rival que mejor le supo frenar. Le secó.

Antes, en esa cartelera 'uno', John Riel Casimero demostró que está preparado para Inoue. Noqueó en tres asaltos a Duke Micah para retener el WBO del gallo. El otro Mundial de ese tramo también se quedó en manos del campeón. Brandon Figueroa mantuvo el WBA Regular del supergallo al noquear en el décimo asalto a Damien Vázquez. El cuarto combate de ese tramo se lo llevó Bakhram Murtazaliev, quien noqueó en el cuarto round a Manny Woods.

Jermell noqueó a Rosario para unificar coronas

La segunda parte de la velada comenzó tras media hora de parón, lo que generó críticas entre los fans e hizo que el último combate finalizase mas allá de las 01:30 de la madrugada hora local. Eso sí, mereció la pena, porque se vio el mejor combate de la noche. Jermell Charlo se proclamó campeón unificado WBC, WBA e IBF del superwelter al noquear a Jeison Rosario en el octavo asalto. El duelo tuvo de todo y pese perder antes del límite, el dominicano dio la cara y nos brindó una buena actuación. Eso sí, empezó el duelo torcido para él.

Charlo le envió a la lona tras un golpe que le rozó el parietal. Las piernas se le pusieron de trapo, pero fue un instante, porque después apretó. Esa dinámica la tuvo en el segundo y tercer round, aunque bien es cierto que el segundo también fue para el estadounidense. En los tres siguientes asaltos se dieron rounds muy cerrados. La derecha y el jab de Charlo pudieron ser clave. Los dos andaban temerosos. La historia pudo cambiar en el sexto. Rosario dañó al estadounidense, quien se tuvo que agarrar, lo pasó mal... pero acabó enviando con una derecha al dominicano a la lona. Detalle clave. Eso hizo crecer a Charlo, aunque siguió yendo con cautela. No se tiró a por él. Boxeó con precaución, sabiendo que la mano de su oponente pesaba y esperó su momento. Lo encontró en el octavo asalto. Con un jab explosivo al plexo fulminó a Rosario. Victoria de gran campeón para una pelea digna de una unificación.

Y en cuanto a la previa de esta segunda cartelera solo hubo dos combates, pero de gran calidad. Luis Nery se proclamó campeón mundial WBC del peso supergallo, el cual estaba vacante, al derrotar a Aaron Alameda por decisión dividida (118-110, 116-112 y 115-113). El triunfo del 'Pantera' llegó en un duelo en el que estuvo muy serio. Nunca se precipitó y supo ir trabajando poco a poco. La mano de Eddy Reynoso en cuanto a disciplina da sus frutos. Por último, Danny Román se impuso por decisión unánime (triple 116-112) a Juan Carlos Payano.