ATLETISMO

Luz verde para el atletismo

El sábado y el domingo se disputan los Nacionales en cuatro sedes de Madrid. Carro, Sánchez-Valladares, Lucía Rodríguez y July Takacs analizan la cita.

Reportaje atletismo Vallehermoso suple septiembre 2020
JAVIER GANDUL DIARIO AS

El atletismo esperaba en 2020 su gran año, unos Juegos Olímpicos, unos Europeos... Pero la pandemia derribó poco a poco cada fecha roja del calendario y las enfrió como el hielo. Cada reunión atlética que se celebra es un pequeño hito y este sábado y domingo se producirá uno importante. Llegan los Campeonatos de España en Madrid, que se celebran en cuatro sedes: Alcobendas (saltos), Getafe (velocidad), Moratalaz (lanzamientos) y Vallehermoso (mediofondo y fondo). Allí, en el flamante anillo verde, competirán los madrileños Fernando Carro (obstáculos), Lucia Rodríguez (1.500) y Pablo Sánchez-Valladares (800).

La caída de fechas, el confinamiento y el desánimo hizo lógicamente a muchos atletas parar su temporada y mirar ya a 2021. La pregunta es más que comprensible, ¿qué sentido tiene seguir una temporada así? Pero hay algunos románticos que han transformado sus entrenamientos en un modo de resistencia. Hay casos por toda España, y también el de estos tres atletas que han sacado su mejor versión. "Tengo 28 años, me encuentro en el mejor momento de mi vida y parar ahora era perder un tiempo que no sabía si iba a recuperar. Porque en tres meses sin entrenar puedes perder todo lo que has ganado en años. Y quería dignificar la palabra atleta", asegura Fernando Carro, plusmarquista nacional de 3.000 obstáculos (8:05.69), que en este 2020 ha hecho marca en 1.500 (3:35.90).

Vallehermoso, donde no habrá público pero sí se podrá seguir la cita por televisión, promete espectáculo: "Sí, quiero doblar. Haré el 3.000 obstáculos el sábado y el domingo, los 5.000. Lo hago porque me da un toque de emoción personal, me hace sentir vivo". En los obstáculos defiende título ante el peligroso Dani Arce y en los 5.000 se batirá con especialistas muy en forma como Oumaiz, Oukhelfen, Abadía e incluso el triple campeón mundial de triatlón, Mario Mola. "Si había un año para intentar hacer las dos pruebas, era este", firma Carro, que opta al doblete. "Me apetece dar caña, igual luego sale rana el invento, pero vamos a ver qué pasa".

Sánchez-Valladares, Rodríguez y Carro, en Vallehermoso.

Un ochocentista

Junto a Fernando, y bajo las órdenes del míster Arturo Martín, varios compañeros han seguido su estela. Un caso es el de Pablo Sánchez-Valladares, el torrejonero que iba este invierno lanzado a la élite mundial de los 800 metros. La pandemia fue un frenazo en seco. Pablo había ganado el Nacional y había firmado los mejores entrenamientos de su vida (hizo unas series de cinco repeticiones de 300 que auguraban un marcón).

"Somos personas antes que atletas y hubo que empezar poco a poco. Al principio dolía todo, tuve una pequeña lumbalgia, pero conseguí ponerme en forma y ahora estoy bastante rápido", cuenta Valladares, de 22 años, que sueña con repetir su victoria bajo techo: "La final será de ocho, y está Álvaro de Arriba que es campeón de Europa y hay que respetarlo. También están Mariano García y Javier Mirón, que te hacen correr 810 metros en vez de 800. Pero yo trataré de jugar mis cartas. Los tengo estudiados".

July Takacs entrena con vistas a los Nacionales.

Similar en su irrupción en la élite es el caso de Lucía Rodríguez, con marca personal en 1.500 (4:12.75) a la vuelta del confinamiento. "Intenté mantener la misma rutina. Si la pierdes, la motivación se va. Al salir de la cuarentena recuperé el estado de forma muy rápido, incluso lo mejoré". Explica la madrileña que 2020, antes que de sucediera toda esta extraña situacion, ya estaba fijado como "un año de transición": "Cambié de entrenador en invierno". A sus 22 años, Lucía incluso hace una lectura optimista del aplazamiento olímpico. "Veía imposible los Juegos, estoy lejos aún, pero la suspensión es una ventaja muy grande. Un año más para trabajar. Si no lo consigo al menos la sensación de estar cerca me la voy a llevar". Antes, piensa en esa final de Vallehermoso, donde se enfrentará a Esther Guerrero, que quiere ganar 800 y 1.500 en menos de diez minutos.

Marcha

"Esto (el campeonato en cuatro sedes) yo creo que es excepcional por la situación. Tendría que ser como siempre. Lo bonito es que estemos todos juntos, que vaya público... No creo que se vaya a repetir con este formato. Esperemos que el año que viene sea normal", reflexiona July Takacs, la marchadora madrileña, bronce europeo de 50 km, que sí se ha tomado una temporada "medio sabática". Sin embargo, estará en la línea de salida mañana en el 10.000 marcha de Vallehermoso. A otros le tocará pisar el tartán en Getafe, en Alcobendas o en Moratalaz. Habla Sánchez-Valladares: "Es un Nacional y disputarlo ya es un triunfo, y encima en nuestra en ciudad. Solo faltará el público". Y cierra Carro: "Correremos con la ilusión de cadetes". El atletismo ya tiene luz verde.