BOXEO

Kiko Martínez: El púgil del confinamiento

Kiko Martínez vuelve al ring mañana en Torrelavega tras entrenarse a tope en un gimnasio improvisado en su casa de Torrellano (Alicante) durante el confinamiento

Alicante
0
Kiko Martínez: El púgil del confinamiento
FITO GONZALEZ DIARIO AS

Kiko Martínez fue el púgil del confinamiento. Sus historias en Instagram, machacándose cada día de la cuarentena, llamaron la atención de todo el boxeo europeo. Con los gimnasios y los clubes cerrados y con muchos de sus rivales confinados en sus pisos, el terreno que tiene Kiko en su casa de campo de Torrellano (Alicante) fue una bendición. Alrededor de ella no hay jardines ni pistas de pádel y sí sacos de arena, pesas, una máquina de correr, una rueda de camión, un mazo…. y animales. Entrenamiento en la naturaleza.

“Me lo dijo todo el mundo. Muchos de mis rivales sólo podían hacer sombras. Me he ejercitado como si fuera al gimnasio todos los días en el confinamiento. Incluso me pasaba. Al no poder salir a hacer mis rutinas, todavía me entrenaba más. Estoy seguro de que habría ganado a cualquiera de haber peleado en medio de la cuarentena”, afirma el púgil de Torrellano, que este viernes 21 por fin saltará a un ring para medirse con el mexicano Noé Martínez en un combate a ocho asaltos en Torrelavega. “Es una manera de mantenerse en forma y también me sirve para ranquear”, asegura a AS

La sensación

A sus 34 años todavía tiene la ilusión del primer día. Eso sí, sabe que su tiempo no es eterno. “Ya no estoy para dejar pasar una oportunidad, no estoy para perder el tiempo. Tengo que estar preparado siempre”, confirma. Y se lamenta del año que se ha perdido por la pandemia: “Ya he perdido un curso: no se puede ir al Reino Unido ni a Estados Unidos, apenas hay combates…”.

No obstante, confía en que todo vuelva a rodar pronto. Es el número tres del ranking continental del peso pluma y la ocasión de ganar su sexto Campeonato de Europa le puede llegar pronto. Y si consigue ganar, se dispararía en el ranking internacional y el Campeonato del Mundo podría asomar de nuevo. Los tres cinturones de campeón mundial de la IBF lucen en unas vitrinas en su salón. Un orgullo, aunque su objetivo sigue siendo el mismo que cuando comenzaba. “Mi desafío para lo que me queda de carrera es el mismo que tenía cuando empecé: ser campeón del mundo de la WBO. Tener el cinturón verde como lo tuvieron Ali, Tyson, Mayweather, Maravilla o Javier Castillejo”, reconoce. Pero no es el único: “Otra de mis metas es acabar con la nariz intacta. Nunca me la han roto, en 51 combates como profesional y 60 o 70 como amateur”, bromea.

Kiko Martínez en su casa de Torrellano.

También prepara a su sobrino, Sergio Martínez

A pesar de que su sueño mundialista sigue intacto, Kiko Martínez ya se plantea un futuro cuando acabe de boxear. De momento, compagina sus entrenamientos con el trabajo con su sobrino, Sergio Martínez, que a sus 18 años ya ha se ha proclamado tres veces campeón de España. “Yo creo que no voy a hacer algo como lo de Mike Tyson. Cuando me retire ya no volveré. Pienso que me dedicaré a preparar a mi sobrino y a vivir tranquilamente junto a la familia”, comenta Kiko.