GOLF | WYNDHAM CHAMPIONSHIPS

Herman, el golfista al que Trump da suerte, gana el Wyndham

El estadounidense, que suele jugar al golf con Donald Trump, se llevó el título tras una gran última jornada en la que se impuso a su compatriota Billy Horschell.

Jim Herman posa con el trofeo de campeón del Wyndham Championship en el Sedgefield Country Club de Greensboro, North Carolina.
Chris Keane AFP

El torneo Wyndham Champioship del PGA Tour ya tiene a un nuevo e inesperado campeón, al veterano golfista estadounidense Jim Herman, que este domingo, consiguió el título al completar la cuarta y última ronda con tarjeta de 63 golpes (-7) y sumo 259 (-21), uno menos que su compatriota Billy Horschell (260, -20).

Herman completó un recorrido de un eagle, seis birdies y un bogey, el que hizo en el sexto hoyo, después de haber logrado el eagle.

El triunfo permite a Herman, de 42 años, número 186 en la clasificación del PGA Tour, un premio en metálico de 1.152.000 dólares y 500 puntos para la clasificación de la FedEx Cup, donde ya tiene asegurado también el jugar los playoffs.

Fue una gran semana para Herman, quien hizo tres birdies en sus últimos cuatro hoyos el viernes simplemente para hacer el corte, e iniciar el camino hacia su cuarto título como profesional, tercero dentro del PGA Tour.

Herman siguió con 61 (-9) el sábado, el mínimo de su carrera, para ponerse a distancia antes de llevarse la victoria.

Había salido de una mala actuación en el Campeonato del PGA y no pudo encontrar la calle al principio aquí. "Esta será una semana bastante rápida si no lo solucionamos", le había comentado a su caddie.

Pero la historia al final fue muy diferente y Herman tiene un plan para mantener próspera su carrera en el PGA Tour y no es otro que jugar más rondas con el presidente Donald Trump.

Siempre que Herman juega al golf con el presidente, poco después levanta un trofeo.

Sucedió en el 2016 con su gran victoria en el Houston Open, nuevamente antes de que ganara el torneo de Barbasol el año pasado, y ahora antes del improbable rally de Herman en el Wyndham Championship.

"Él ha sido un gran partidario mío", comentó Herman sobre Trump, su compañero de golf habitual mientras trabajaba como asistente profesional en Trump National Bedminster en Nueva Jersey. "Necesito jugar al golf con él un poco más".

Herman le dio al presidente mucho de qué animar el fin de semana, una victoria que ni siquiera el hombre de 42 años se esperaba.

"Esto fue de la nada. No tengo ningún problema en reconocerlo, porque no me lo esperaba bajo ningún concepto", admitió Herman.

El veterano golfista estadounidense superó una desventaja de cuatro golpes en la ronda final en Sedgefield Country Club. Herman superó a Horschel con un birdie en el hoyo 71.

Un amigo en común transmitió los mejores deseos del presidente el sábado, dijo Herman. Aún no había tenido noticias de Trump. "Nunca se sabe lo que podría pasar esta noche o mañana por la mañana", comentó Herman. "Había algunos rumores que definitivamente estaba viendo".

Horschel cerró con un 65 (-5). Tuvo una última oportunidad de empatar en el hoyo 72, pero su putt para birdie de algo más de dos metros se movió a la izquierda de la copa y la pelota no entró.

Herman llegó a los playoffs, saltando del 192 al 54 en la carrera por los 125 lugares que dan derecho a estar en los playoffs de la FedEx Cup.

Por su parte, Horschell dio sentirse "un poco decepcionado", especialmente porque confiaba que en los últimos hoyos pudo haberlo hecho mejor, dado que se encontraba bien y tuvo las oportunidades de haber cambiado la historia del torneo.

El surcoreano Si Woo Kim, el líder de la tercera ronda, tuvo un 70 (par) y empató en el tercer lugar con (-18) junto a los estadounidenses Kevin Kisner (64, -6), Webb Simpson (65, -5) y Doc Redman (68, -2).

Kim fue una máquina de hacer birdies con 21, en las tres primeras rondas, pero al final le tocó salir por la puerta de atrás del torneo y sin el título que hubiese sido el primero que consiguiese desde que ganó The Players Championship en el 2017.

"Tomé malas decisiones y tampoco los golpes decisivos fueron buenos", reconoció Kim. "Con inconsistencia en tu juego, al final no puedes ser campeón", agregó Kim.