GOLF

De científico a coloso

Bryson DeChambeau no es un golfista clásico. Su uso de la ciencia y la dieta que ha seguido para ganar 20 kilos son los responsables de sus éxitos recientes.

El cambio físico de DeChambeau.
Arturo Márquez AFP

Bryson DeChambeau (Modesto, 1993) es el hombre de moda en el PGA Tour. El ganador del Rocket Mortgage Classic, cuyo ídolo es Albert Einstein, destaca por su afán revolucionario en un deporte que peca de inmovilista.

Con tan solo 6 años, Bryson destacaba en matemáticas y tenía conocimientos de álgebra. En su adolescencia, ya cuando jugaba al golf, se topó con el libro de geometría aplicada titulado The Golfing Machine, de Homer Kelley, que inspiró a DeChambeau para crear su peculiar swing, muy vertical, y para introducir su primer gran avance: todos sus hierros medían lo mismo, daba igual que fuera un wedge o un hierro 5, una novedad rompedora en el circuito profesional y que todos miraban con escepticismo.

En su etapa universitaria, mientras estudiaba Física en la SMU de Dallas, llegaron los primeros grandes triunfos en torneos amateur. Poco tardó en hacerse profesional, y menos aún en ganarse el apodo de "El Científico", o incluso "El Científico Loco". El circuito entero observaba sorprendido la manera de entender el golf de DeChambeau, al que se le podía ver usando un compás para calcular distancias a bandera, o inventándose una técnica de putting tan novedosa que se prohibió. Tal es su estudio del juego que sabe en qué campo dejar la bandera puesta o no, dependiendo del material de la varilla, ya que, según él, le puede beneficiar o perjudicar. No todos son devotos de su estilo, el cual ha generado mucha controversia, recibiendo muchas críticas especialmente por su característico juego lento.

La última revolución se encuentra en su cuerpo. Tras la pandemia, DeChambeau sorprendió con su físico, habiendo ganado 20 kilos en los últimos nueve meses, para un total de 110 kilos en su 1,85 de altura. Para ello sigue una dieta con siete batidos de proteínas al día y varias horas de gimnasio. El objetivo, ganar fuerza y velocidad en su drive con un swing mucho más agresivo, para lo que Cobra tuvo que diseñar un nuevo palo. Y vaya si lo consiguió. DeChambeau es primero en distancia de salida, y en Detroit promedió 320 metros, con un golpe récord de 344. En cuatro torneos disputados desde el reinicio de la competición, su peor resultado es un octavo en el RBC Heritage. Toda esta mejoría de "El Científico", al que quizás habría que empezar a llamar "El Coloso", tiene como máxima aspiración la de ganar majors, su principal debe, ya que nunca ha entrado en un top 10 en ninguno de los cuatro grandes torneos.