VELA

Gerardo Seeliger quiere dirigir la vela mundial "por los regatistas y para los regatistas"

El exregatista español pugnará por la presidencia de la Federación Internacional de Vela con el actual presidente, el danés Kim Andersen.

El exregatista español y candidato a la presidencia de la Federación Internacional de Vela Gerardo Seeliger.
Facebook Gerardo Seeliger

El español Gerardo Seeliger (Madrid, 1947), candidato a la presidencia de la Federación Internacional de Vela (World Sailing)en la elección que tendrá lugar del 24 de octubre al 1 de noviembre, se presentará con el lema: "Por los regatistas y para los regatistas".

Su único rival es el actual presidente, el danés Kim Andersen,que también se presenta a la reelección tras un discutido y polémico mandato.

Economista, empresario, socio cofundador de Seeliger y Conde y olímpico en la clase Finn en los JJ.OO. de Munich'72, hoy, los 72 años aún navega y es un verdadero apasionado de la vela.

Se presenta con un programa basado en varias líneas maestras: situación financiera, reforma del órgano de gobierno, confianza y apoyo de las federaciones nacionales, plan estratégico para el crecimiento de la vela en todo el mundo, relación con el COI y liderazgo basado en unidad y diversidad.

Por vez primera, el congreso anual de la WS que debe elegir al nuevo presidente y que debía celebrarse en Abu Dabi del 28 de octubre al 1 de noviembre podría ser con votación telemática, aunque para eso deben cambiarse los estatutos.

Seeliger confirma que, "están trabajando en ello y que si se consigue el 75 por ciento del voto las 140 federaciones nacionales de la WS se puede cambiar de una votación presencial a telemática".

Si esto no se logra todo quedaría en el aire porque el reglamento también contempla que el nuevo presidente debe elegirse antes del 31 de diciembre de 2020. Andersen, actual presidente, va a proponer un cambio, debido a la pandemia de la COVID-19 y a la celebración de los JJ.OO. de Tokio a 2021, para un prórroga del mandato a diciembre de 202, aunque el comité electoral ya ha dicho que eso no es posible.

Otro tema contradictorio es que en octubre del pasado año se destituyó al entonces director general, Andy Hunt y hace unos días Andersen ha contratado a uno nuevo, David Graham, que empezará a ejercer su gestión el mes de julio, mientras se habla de un caos financiero en la World Sailing.

Hunt tenía un salario anual de 265.000 euros y, solo por la oficina de Londres de la WS paga un alquiler de 550.000 euros/año. "Eso es un contrasentido cuando varias ciudades de Europa se ofrecieron para ser la sede gratuitamente, entre ellas Barcelona, Madrid, Valencia, Lisboa o Génova. Yo ya he pedido el cambio inmediato", indica Seeliger.

La grave situación económica no se entiende ya que Arve Sundheim, director general de la WS desde 1995 a 2007, dictó una norma por la que, teniendo en cuenta que más del 50 por ciento de los ingresos cuatrienales proceden del Comité Olímpico Internacional (COI), dichos ingresos se dividiesen en cinco partes, una para cada año de gestión y una quinta para un fondo de reserva; dicho fondo está actualmente agotado.

"Yo he hablado ya con Sundheim para que vuelva si soy elegido presidente, al menos por un año, para enderezar las cuentas y buscar un nuevo director general. Lo que no entiendo es la contratación que ha hecho Andersen cuando no hay dinero. Y aún menos se entiende cuando la WS está despidiendo personal y se han reducido los salarios un 20 por ciento", opinó Seeliger.

Además, el no recibir este año los casi 14 millones de euros que le corresponde a la WS por los JJ.OO. de Tokio, ahora aplazados a 2021, podría dejar al descubierto una gestión económica desastrosa.

En cuanto a los posibles apoyos con los que cuenta, Seeliger ha avanzado su "objetivo es hablar directamente con 100 países y sus presidentes regionales". "Ya cuento con el voto de los de la zona del Caribe y Norteamérica, unos 24; también los de latinoamérica y centroamérica, otros 15", desveló.

En el Mediterráneo cuenta con los doce países ribereños, también de diez países del Este de Europa, que fueron los que le propusieron que presentase su candidatura. "Además quiero dejar claro que el cargo de presidente de la WS no tiene remuneración alguna", concretó.