BALONMANO

Raúl: "Los egos en el vestuario del PSG no son un problema"

"Perder a Sagosen nos genera cambios en el juego para la próxima temporada", asegura el entrenador vallisoletano del equipo parisino

Raúl González

El vallisoletano Raúl Gonzalez (50 años) atendió ayer a los medios de comunicación españoles en una conferencia on line organizada por la Federación Española con el entrenador del PSG, que sigue en París. Ha ganado la Liga francesa por segundo año consecutivo, y está clasificado para la Final Four programada para el mes de diciembre en Colonia por decisión de la EHFm saltándose dos eliminatorias.

-¿Qué le parece jugar una final de una competición con una plantilla diferente con la que a inició?

-Pues es una situación diferente a la que tenemos que adaptarnos, Ahora, en vez de tener un año para un objetivo tenemos seis meses. Dos jugadores nuestros estarán en los rivales, Corrales en el Veszprem y Sagosen en el Kiel, que ha apostado muy fuerte por el y no hemos tenido la opción de quedarnos con él, que para mi es el jugador ideal, por lo que aporta en ataque, en defensa, en la transición y por su juventud. Nosotros hemos incorporado a Kristopans, que ya le llevé al Vardat y que nos da potencia en defensa y tenemos más opciones en el lateral, y también hemos subido a Prandi, un jugador que sera una estrella, y que siempre es importante de cara a contar con más jugadores franceses en el equipo.

-En una plantilla de tanta calidad, con estrellas en todos los tiempos, ¿cómo se arregla para controlar tantos egos?

-Cuando llevas una plantilla tan profesional como estas no hay problemas de egos, Todos tienen el mismo objetivo; ganar. Unos son más amigos, otros menos, pero saben a qué vienen, a qué hora hay que estar en los entrenamientos y lo que hay que hacer. A este nivel ya no tienes que corregir nada a los jugadores. Por ejemplo, Hansen es trabajador incansable; todos los días tiene trabajo especial en el gimnasio, que yo creo que no lo necesita, pero él se siente mejor así, y ya está.

-Supongo que el PSG le fichó para ganar la Champions tras haberla ganado con el Vardar macedonio. ¿Siente esa presión?

-En el PSG hay que ganarlo todo y es más difícil que en el Vardar porque allí tenía una semana para preparar los partidos europeos, y en París tienes la Champions, la Liga con mucha rivalidad, la Copa de Francia. Creo que el objetivo del club es ser competitivo y estar siempre peleando por los títulos.

-¿No es el favorito para la Champions?

-Creo que si se juega los cuatro equipos estarán en las mismas condiciones y con las mismas posibilidades, porque a un partido puede ganar cualquiera aunque hay que considerar que el Barça, que el año pasado no tuvo premio, está haciendo las cosas bien y tendrá ya a un equipo bien rodado.

-¿Se siente seguro en el PSG?

-Esa pregunta hace dos meses tenía una fácil contestación, un si porque es un proyecto serio, pero con lo que está pasando, con los problemas que está generando la pandemia, con tantas empresas en crisis, es evidente que pasará factura al deporte, y en este momento todo es impredecible, Pero no en el PSG, en el balonmano en general; esto va a traer una cascada de problemas para todos.