Balonmano

Imposible seguir la bola con la vista: reflejos a mil por hora para un puntazo colosal