ATLETISMO

Bolt revela la crisis que pasó antes de Río y por qué siguió

El Relámpago reconoció en un Instagram Live de su marca deportiva que aquel año no encontraba motivación, pero se vio una entrevista que cambió todo...

Bolt revela la crisis que pasó antes de Río y por qué siguió
Getty

Usain Bolt sigue con expectación todo lo que sucede en torno al deporte con esta crisis del coronavirus. “La temporada olímpica va a ser larga, así que no te pases de entrenar, pero mantente en forma y no te vuelvas perezoso. Supongo que todos tendréis en mente los Juegos Olímpicos", recomendaba el Relámpago a los atletas en una charla online de su firma deportiva (Puma) que hizo a través de Instagram con Colin Jackson, explusmarquista mundial de 110 vallas.

Bolt dejó el atletismo a los 31 años, tras los Mundiales de Londres 2017 en los que su físico ya daba muestras de debilidad, pero en esta charla reconoció que su adiós pudo haber sido antes de los Juegos de Río 2016. Hubo algo que le cambió el chip: "Fue por una entrevista de TMZ a Gatlin. Le preguntaron:'¿Vas a ganar los Juegos Olímpicos (Río 2016) este año?' Respondió: "Sí, voy a ganar e iré de gira con la medalla de oro en mi cuello". Ese vídeo me motivó, y dije: 'No voy a dejar que Gatlin me gane. Eso no va a suceder". Y aunque en una versión menos atómica que en Pekín 2008 y Londres 2012, Bolt se colgó tres oros: 100, 200 y 4x100.

Reconoció Bolt en la charla que aquel 2016 fue "uno de los años más difíciles" de su carrera deportiva. "Le pregunté a John Steffensen, un amigo que acababa de dejarlo¿ Cómo continuaste haciendo esto, incluso cuando sabes que ya no quieres seguir?  Me costaba encontrar alicientes. Tienes que buscar una motivación, así que eso hice".

Bolt habló de la dureza de ser el mejor, el hombre a batir: "Mucha gente no entiende lo estresante que puede ser esa situación y cómo te desgasta". Y es que tras su aspecto relajado y su físico imponente, había un atleta con sensaciones y sentidos.

Ahora Bolt va muchos días a ver a su grupo de entrenamiento y acompaña al coach Glen Mills. "Lo que más me gusta ver a Zharnel Hughes, mi compañero que compite por Gran Bretaña, cuando acaba una serie y decirle, se ha acabado la recuperación entre serie. El tiempo ha terminado. Eso es lo que más odiamos los deportistas. Y él siempre me dice, un minuto más". Bromista y dinámico.