KICKBOXING

Sergio Cabezas: de un Europeo a pensar en buscar otro trabajo

Sergio Cabezas tenía previsto disputar el Europeo ISKA del superligero el 14 de marzo. La pandemia de coronavirus hace que busque otras opciones.

Sergio Cabezas habla de su situación por la pandemia de coronavirus.
DANI SANCHEZ DIARIO AS

Sergio Cabezas se reunía con AS una semana antes de su próxima pelea, War of Titans. Faltaba una semana para que el 14 de marzo disputase en el Madrid Arena el Campeonato de Europa ISKA de kickboxing en el peso superligero. Todo estaba listo, pero la pandemia de coronavirus acabó con ese evento y todos los que estaban programados de ahí en adelante. El madrileño, de 34 años, ha sido campeón mundial, pero en un deporte minoritario todo cuesta más. Da clases y compite, con lo que sus ingresos han desaparecidos. Ahora, más de un mes después de primera charla con AS, analiza su situación mientras mantiene la forma en su domicilio, como el resto de deportistas.

"Nunca quieres pensarlo, pero viendo la situación en Asia sabíamos que podía pasar. Las semanas previas las viví con intranquilidad, porque se veía venir lo que iba a pasar... si hubiese estado programado una semana antes podría haber peleado, pero ha venido así. Lo primero es la prevención. La cancelación me la tomé mal en un primer momento, fueron muchos sacrificios para llegar en un gran momento, pero todos estamos igual y tenemos que asumirlo. A nivel personal mismo ingresos ahora son cero. Y mi oficio tardará en volver a la normalidad, me tocará mientras tanto buscar otro trabajo para llevar la situación lo mejor que se pueda. Por suerte tengo unos ahorros, pero si todo se extiende como se prevé tendré que trabajar de lo que salga", admite.

Pese al varapalo que supuso la cancelación, su motivación sigue intacta. "Tengo una cinta de correr, hago ejercicios con mi propio peso y tengo un saco en la terraza, no es lo mismo, pero puedo practicar técnica y seguir en forma. Yo soy optimista y espero que esta situación pase pronto, todo vuelva a la normalidad y también el deporte, ya que cada vez estábamos recibiendo más apoyo y creo que lo seguiremos teniendo", apunta. Su preparación no es la mejor, pero tiene claro lo que haría si de pronto aparece una oportunidad. "La cogería, es más, desearía que saliese algo así. Ahora mismo estoy en forma y si me avisan ya me las ingeniaría cómo fuese para llegar al 100%", añade Cabezas.

El madrileño, excampeón mundial WKA de muay thai, vive una nueva etapa bajo el paraguas de la promotora Unlimited Global Challengers, dirigida por Antonio Ricobaldi. Es una nueva etapa y con nuevo apodo. "Siempre me llamaron el 'Depredador' porque meto mucha presión en los combates y siempre voy a buscar a mi presa. Ahora soy 'El Depredador 5.0', es una idea de Antonio, que dice que como soy una versión mejorada me ha puesto el 5.0 como pasa con las actualizaciones de los móviles", bromea Cabezas, quien llegó al kickboxing de rebote y poco a poco fue superando retos. ¿El futuro? "Me gusta vivir pensando en el presente y no obsesionarme. Mis mayores logros me han llegado aceptando combates y siendo valiente. Esta era la primera vez que podía hacer un título con dos meses de preparación. Es una pena, pero seguro que pronto lo podré disputar", concluye.