BOXEO

El campeón del pueblo

Manny Pacquiao, campeón mundial de boxeo y Senador de Filipinas, encabeza la lucha contra el coronavirus en su país. Aparca el deporte durante la pandemia.

Manny Pacquiao: el campeón del pueblo ayuda contra el coronavirus
EFE

"Si te consideras un líder, tienes actuar como tal. No debes esconderte por el miedo a morir. Esto es un caos y temo por lo que pueda suceder", apuntó Manny Pacquiao en una entrevista al Manila Bulletin. El filipino, de 41 años, compagina su carrera como boxeador profesional y la de senador de su país (fue elegido en 2016). Son dos trabajos muy dispares y difíciles de realizar de manera simultánea, pero PacMan lo hace con gran maestría. Es el actual campeón mundial WBA del peso welter y una personalidad pública muy querida por todos sus conciudadanos.

Filipinas, como el resto del mundo, está sufriendo la pandemia de coronavirus. Actualmente tiene diagnosticados 1.075 casos y 68 fallecidos, pero desde el propio país estiman que los números son mucho mayores. Muy poca población dispone de acceso a los test para hallar la enfermedad, por eso la preocupación es evidente. Pacquiao salió de una familia humilde y conoce la escasez, por lo que teme que la crisis sanitaria derive en una social.

"Debes guiar a las personas y dejar que la gente sepa que estás con ellas. Crecí siendo pobre. Sé lo que sienten", añadió el senador. PacMan piensa que de no controlarse la situación podrían darse saqueos y disturbios. Para evitar eso y acotar el diagnóstico, a través de su Fundación y la de Jack Ma (fundador de Alibaba) se donaron 50.000 test y 700.000 mascarillas para evitar la propagación del COVID-19. Además, Pacquiao regaló cinco buses al Gobierno para transportar al personal sanitario.

Pacquiao ha estado expuesto con la población, pero también con los políticos, lo que ha provocado que ahora mismo se encuentre en cuarentena junto con su mujer. El también senador Aquilino Pimentel dio positivo por coronavirus, y al mantener una reunión con PacMan, éste debe evitar los actos públicos. Aunque de momento no tiene síntomas y el test que se le realizó dio negativo.

En las entrevistas que ha concedido, Pacquiao lo ha dejado claro: lo primero es controlar esta crisis, por lo que su carrera deportiva pasa a un segundo plano. El filipino peleó en enero y en julio en 2019, lo que le llevó a un parón hasta el verano de 2020 para subirse de nuevo al ring. La idea era comenzar su campamento de entrenamiento en abril o mayo y boxear en julio, pero no será así. Todo el calendario boxístico está en el aire, pero el principal motivo para el púgil son las prioridades con su país. Ahora mismo su única preocupación es frenar el coronavirus. Después pensará de nuevo en ponerse los guantes. Es el campeón del pueblo.