BALONMANO FEMENINO

Guerreras contra el virus

La doctora Ana Martínez y la enfermera Laura Hernández, jugadoras del Club Balonmano Elche, se brindan a Sanidad "para ofrecer toda la ayuda que esté en nuestras manos".

Guerreras contra el virus
UROS HOCEVAR / EHF

Hace una semana, las ilicitanas Ana Martínez y Laura Hernández, jugadoras del Club Balonmano Elche, atravesaban por un momento que nada tiene que ver con el actual. La primera cogía las maletas para regresar a la convocatoria de la selección española. La segunda todavía saboreaba la gran actuación en su último partido en Porriño, donde anotó diez goles y confirmó las buenas sensaciones de su equipo, segundo clasificado en la Liga Guerreras Iberdrola.

Ahora todo es distinto. Ana y Laura viven confinadas en sus domicilios particulares, como el resto de españoles. Cada una en casa, alejadas de la familia que forman en el vestuario de Carrús. El cuartel general del Club Balonmano Elche, a día de hoy, continúa cerrado. No hay fecha prevista para su reapertura. El estado de alarma ha echado el cierre al deporte de manera abrupta. Falta por saber si las competiciones se reanudarán y, en ese caso, de qué forma lo harán. El Elche contaba los días para recibir, el 4 de abril, al líder Bera Bera y presentar sus credenciales al título. Ahora la prioridad pasa por saber cuándo podrán salir a la calle, reanudar el trabajo, recuperar la rutina y, sobre todo, olvidar a ese indeseado COVID-19.

Ana Martínez y Laura Hernández son dos de las mejores jugadoras de la Liga Guerreras Iberdrola. La capitana del Club Balonmano Elche se quedó a las puertas del pasado Mundial. Fue el último descarte, pero nunca perdió la ilusión por regresar a la Selección. Y ese sueño se volvió a cumplir la semana pasada. En Lliria se preparada para disputar el Preolímpico, junto a su compañera Jennifer Gutiérrez. Con ella y otras tres compañeras del conjunto franjiverde (Paula Arcos, Lysa Chaptchet y la recuperada Ivet Musons) trabajaban en el Objetivo 2021. Hasta el pasado viernes, cuando el presidente de la Real Federación Española de Balonmano, Francisco Blázquez, entró al comedor del hotel para comunicar que se abortaba la estancia y había que volver a casa.

La enfermera Laura Hernández, con el premio Vicente Muñoz como mejor jugadora de la Liga Guerreras Iberdrola.

Pero Ana Martínez y Laura Hernández no sólo han hecho carrera en el mundo del balonmano. Ana acaba de entregar su Trabajo Fin de Grado en Medicina y espera la nota para convertirse en la doctora Martínez. Y Laura, que se tituló en Enfermería el pasado verano por la Universidad de Alicante, ya ha trabajado en el Hospital General Universitario de Elche. Ambas se han puesto a disposición de Sanidad para reforzar a los equipos de profesionales que trabajan, sin apenas descanso, en los tres hospitales que cuidan de la ciudad de las palmeras. Así se lo han trasladado al responsable de los servicios médicos del Club Balonmano Elche, el doctor David Díez Agulló, hijo del exportero del Elche CF José Díez Guilabert y profesional sanitario en un centro de salud de Elche.

La reserva calienta porque sabe que en cualquier momento puede que tenga que reforzar al equipo. La experiencia de los jubilados en Medicina y Enfermería, hasta 70 años, podrían volver a primera línea de actuación. También se cuenta con los profesionales que están en bolsa. Y, por supuesto, con el resto de titulados y estudiantes que se encuentren en el último año de carrera. "He estado hablando de la situación con Ana (Martínez), que es doctora, y con David (Díez), médico del club, todos sabemos que atravesamos por una situación delicada y, por eso, me gustaría decir que los sanitarios nos ofrecemos a brindar toda la ayuda que se necesite y esté en nuestras manos para ayudar a superar pronto este momento. Si se necesita una mano o más personal, aquí estamos para colaborar", afirma Laura Hernández.