RUGBY | SEIS NACIONES

CVC entrará en el Seis Naciones: peligra la difusión en abierto

La firma británica de capital riesgo última su compra de un 14% del torneo por unos 343 millones de euros. Su objetivo: llevarlo a la televisión de pago.

Murrayfield Seis Naciones 2020
LEE SMITH Action Images via Reuters

De la Fórmula 1 al rugby. La firma de capital riesgo británica CVC, con sede en Luxemburgo y dueña del Gran Circo entre 2006 y 2017, continúa su apuesta por la pelota ovalada: ahora última su entrada en el Seis Naciones. El acuerdo con el torneo, fruto de unas negociaciones que arrancaron en septiembre, sería de 300 millones de libras (unos 343 de euros) por el 14% de la masa accionarial. Supondría su segunda adquisición en este deporte tras comprar un 27% de la Premiership, la liga inglesa, y el Pro 14, que mezcla equipos irlandeses, escoceses, galeses, italianos y sudafricanos, hace dos años.

La venta, sin embargo, está parada por el recelo que despierta entre las llamadas Home Unions, las federaciones británicas (Irlanda, Gales, Escocia e Inglaterra), el deseo de CVC de modificar el modelo televisivo. El actual acuerdo con la BBC e ITV en Reino Unido (en España la cita la retransmite Movistar Plus, canal de pago) vence en 2022 y su intención sería ir sacando progresivamente los partidos de esos emisores en abierto. Su nuevo destino sería la televisión de pago(se habla de Sky) o bien una plataforma de streaming (aquí suena Amazon) en la que se añadirían progresivamente otras competiciones como el Rugby Championship, con el que también han entablado conversaciones.

La preocupación británica es legítima. El legado de CVC en la Fórmula 1 ha sido muy criticado ("han violado este deporte", llegó a resumirlo uno de los principales dirigentes de Force India en en ese periodo) y el rugby no tiene una base de fieles tan amplia todavía (la que sí disfrutan el fútbol o el baloncesto, deportes de los que hace tiempo que vemos muy pocos partidos en abierto) como para jugar ya la carta del pago por visión.