ITALIA

Italia se declara 'zona roja' y el deporte para hasta el 3 de abril por la crisis del coronavirus

"Ya no tienen sentido los partidos, ni a puerta cerrada, y no permitiremos utilizar ningún tipo de gimnasio", manifestó Giusseppe Conte, primer ministro italiano.

Italia se declara 'zona roja' y el deporte para hasta el 3 de abril por la crisis del coronavirus
VINCENZO PINTO AFP

Mientras en España hay quien sigue pensando que el coronavirus sea una invención de los medios, al menos según lo que se lee en las redes sociales, Italia vive sus peores días desde la segunda guerra mundial. El COVID-19 está destrozando el país: ayer el número de contagiados subió a 9.172, 1.897 más respecto al domingo, con 463 fallecidos. Una situación desesperada que llevó el Gobierno a nuevas, históricas medidas: todo el país será una enorme zona roja (“Zona protegida”, la definió el primer ministro Giuseppe Conte) en la cual está prohibido moverse. Cada uno deberá quedarse en su ciudad, salvo por motivos documentados de salud, trabajo o necesidad (para comprar fármacos o alimentos).

Los colegios y universidades permanecerán cerrados hasta el 3 de abril, como cine, teatros, discotecas y gimnasios. En un panorama tan desesperado, el deporte ya desentonaba. Imposible garantizar la seguridad de los atletas y de todos los que los rodean: antes del Juve-Inter del domingo, por ejemplo, cientos de tifosi se quedaron esperando la salida de los nerazzurri de su hotel, violando las normas que impiden aglomeraciones y distancias inferiores a un metro entre una persona y otra.

Por la tarde, todas las federaciones se reunieron con el Comité Olímpico y decidieron suspender "las actividades deportivas de cualquier nivel" hasta, al menos, el 3 de abril, pidiendo al Gobierno un nuevo decreto, que llegó por la noche y es efectivo desde hoy. Los mismos jugadores ya no se sentían seguros y antes de las medidas llegaron más señales: el Inter renunció al partido de Youth League con el Rennes aunque le costara la derrota automática, dos jugadores del Cosenza se amotinaron y rechazaron viajar a Verona y el equipo de baloncesto de Sassari no quiso jugar ante el San Pablo Burgos porque no se haría a puerta cerrada, regresando a Cerdeña. Eso sí, los clubes italianos profesionales podrán entrenarse y participar a Europa y Champions League (tanto en casa como en el extranjero), aunque tras los enfrentamientos de estas dos semanas en Italia se esperan más medidas desde la UEFA y, quizás, un aplazamiento de la Eurocopa, sin el cual terminar la temporada es prácticamente imposible. Ayer tuvo lugar el último choque de la Serie A hasta a saber cuándo, el Sassuolo-Brescia: ganaron los locales 3-0 y Francesco Caputo, tras haber marcado el primer gol, enseñó una hoja con este mensaje: "Todo irá bien, quedaos en casa". Ojalá le hagan caso. Y ojalá tenga razón.