PÁDEL | WPT

Sanyo y 'Stupac', la pareja que genera expectación para 2020

Un barcelonista y un madridista que unen sus caminos pese a vivir a 200 kilómetros de distancia para dinamitar el ranking del WPT

Stupaczuk y Sanyo en Inball Las Rozas

Sanyo Gutiérrez, barcelonista confeso ("y del Valladolid") jugará esta temporada con Franco Stupaczuk, un madridista declarado. Argentinos, Sanyo es seguidor de leo Messi, y Franco de Cristiano Ronaldo; a uno de gusta amasar el juego ("porque los jugadores de derecha tenemos menos tiros", asegura Gutiérrez), al otro dar la estocada ("para aprovechar el juego de nuestro compañero", sentencia Stupa). Sanyo tiene 35 años y está en su plenitud; Franco, a los 23, es una de las palas emergentes del WPT. Esta temporada la empezarán como la número tres del ranking, por detrás de Lebrón-Galán y de Navarro-Lima.

Sanyo, en dos años con Maxi Sánchez, amigo de la infancia, ha sido número uno y acabó como segunda mejor pareja. Y sin embargo, decidió romper: "Esto es un trabajo, Con Maxi siempre tendré una gran amistad, pero llega el momento en el que necesitas algo más, diferente, y no se puede decir que 2019 fuese un mal año para nosotros, que ganamos cinco torneos. Esa es la explicación; no hay otra. Necesitábamos cambiar".

y Sanyo eligió a Franco Stupaczuk, que en 2017 fue la revelación del WPT, y que en las dos últimas temporadas ha jugado con dos magos en la derecha, Cristian Gutiérrez y Mati Sánchez. "Son dos veteranos; con ellos he aprendido mucho. Las lesiones nos impidieron estar más arriba", asegura Franco, que ahora tendrá al lado "a un jugador de una gran calidad y más joven", con lo que posiblemente no tendrá que ocupar tanta pista, aunque a él no le iba mal moverse por todas partes: "Es que por mi juego necesito el contacto con la bola; ahora es posible que tenga algo más de descanso". "¡Eh, no; tendrá que correr por lo menos lo mismo!", le insta Daniel Gutiérrez. la imagen de Head en el pádel.

Con Franco en Madrid y Sanyo en Valladolid la pareja ha establecido una rotación en los entrenamientos para paliar los 200 kilómetros de distancia: una semana dos días intensos en el Inball de Las Rozas y otra semana otros dos días en la capital castellana. "De los jugadores a los que podía elegir creo que Franco es el mejor; no sé qué podemos hacer, porque llevamos dos entrenamientos juntos, pero estamos muy ilusionados", apunta Sanyo, con Franco, la apuesta de Starvie y Lotto, dispuesto a responder con su quinta pareja en cinco años y a recuperar el terreno con Lebrón y Galán, que le siguieron como jugadores revelación en el WPT que ahora dominan.