SNOWBOARDCROSS

El cachorro de Lucas y Regino

Álvaro Romero, de 16 años, es la joya del snowboardcross. Ganó el bronce en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Lausana.

0
El cachorro de Lucas y Regino
JUAN AGUADO DIARIO AS

Regino Hernández y Lucas Eguibar estaban concentrados para la Copa del Mundo de snowboardcross Big White (Canadá) y muy temprano conectaron la tablet para ver una carrera en Lausana. Competía Álvaro Romero, un donostiarra de 16 años, que se colgó el bronce en los Juegos Olímpicos de la Juventud. Un nuevo cachorro había nacido. "Nos emocionamos muchísimo al ver lo que hizo", relatan 'Luki' y Regino.

El snowboardcross era un páramo en España hace diez años. Sólo el milagro de Jordi Font, cuarto en los Juegos de Turín 2006, y nada más. Cuatro temporadas más tarde se creó un proyecto con Regino y Lucas, que dio frutos a largo plazo. Ambos fueron campeones mundiales júnior, Eguibar ganó la Copa del Mundo en 2015 y dos platas mundiales en Sierra Nevada 2017, una por equipos junto a Regino. El apoteosis llegó con el bronce olímpico de Hernández en Pyeongchang 2018. Ahora llega Romero.

Álvaro tuvo contacto con la nieve con un año. "Mis padres me llevaban siempre a Astún. Con diez me aburrí del alpino y me puse con el freestyle y el snowboard", cuenta tímido Álvaro, que en mayo del pasado año ni siquiera tenía ficha. "Es un producto de nuestra Copa de España, así pudimos captar a Álvaro, que ganaba con facilidad", dice May Peus, presidente de la Federación, que no lo dudó: "Inmediatamente lo integramos en nuestro sistema de tecnificación".

"Tiene una facilidad especial, algún tipo de don, porque lleva muy poco", revela Hernández sobre Romero, al que le gustaría "ser una mezcla de Regino y de Lucas2. "Sería perfecto", sigue el medallista olímpico: "Si saca lo que tengo de freestyle y fases aéreas y las curvas de Lucas llegará a número uno. Su objetivo debe ser el Mundial júnior". "Mi consejo es que trabaje mucho, eso le hará llegar", sigue Eguibar.

"Es agradable ver que evoluciona el deporte y sale gente", coinciden Regino y Eguibar, que miran a la Copa del Mundo de Sierra Nevada y vigilan de cerca al 'cachorro' Romero.