España

CET

Alemania

BALONMANO | CAMPEONATO DE EUROPA

España-Alemania, dos puntos para acariciar las semifinales

Uno de los clásicos mundiales, entre los dos últimos campeones continentales. El seleccionador teutón se olvida del nombre de sus jugadores

Jorge Maqueda en ataque.
Robert Michael GTRES

Un España-Alemania en el balonmano es de los clásicos mundiales por excelencia, que además esta tarde en Trondheim (Noruega) viene aderezado por la importancia de los dos puntos de cara a la fase siguiente (y casi a las semifinales), y que se miden los dos últimos campeones de Europa: Alemania, en 2016 (derrotó a los Hispanos en la final); y España en 2018. El historial entre ambas selecciones indica que se han enfrentado en 41 encuentros, de los cuales España ganó 29 y Alemania 9, con tres empates. En el más reciente, en el Mundial de 2019, ganaron los alemanes (cuartos) por un gol a los españoles (séptimos).

“Para tener opciones en la segunda fase hay que ganar a Alemania; pasar con dos puntos sería un alivio”, asegura Gedeón Guardiola, pilar de la defensa española, el único Hispanos enrolado en la Bundesliga, donde lleva siete años, y quien advierte que “hay que tener cuidado con su contragolpe; dispone de una gran portería y una salida muy rápida”.

En la portería alemana está Andreas Wolf, que milita en el Kielce polaco, a las órdenes de Talant Dujsebaev, quien en la prensa alemana destacó al meta “como uno de los mejores del mundo”. Los germanos le señalan como la clave para el choque de esta tarde por lo bien que conoce a los españoles, y comparte el vestuario con Álex y Dani Dujsebaev, Aginagalde y Ángel Fernández. En el debut su eficacia del 44 por ciento ante los Países Bajos, además le convierten en el líder teutón.

En Alemania, donde 5,5 millones de espectadores siguieron el choque inicial de su selección ante Países Bajos (victoria por 11 goles, como España ante Letonia), se destaca con incredulidad que el entrenador Prokov le preguntase a Kastening en un tiempo muerto por su nombre (“Timo”, respondió escueto el extremo). Tal vez justifique su lapsus por las siete ausencias que tiene en el equipo, y señala que “los veteranos españoles siempre son competitivos; fueron los campeones hace dos años, aunque bajaron mucho en el Mundial”.

Para Jordi Ribera “Alemania es una selección muy física que te impide construir; para evitar el juego posicional constante, hay que lograr que las buenas defensas nos permitan contragolpes”, dice el seleccionador español, consciente de la importancia del envite.