BOXEO

"El cambio de Carmona al boxeo profesional ha sido sencillo"

Carlos Formento, entrenador de Samuel Carmona, analiza en AS los primeros pasos del diploma olímpico en Río 2016. Este sábado debuta con su nueva promotora.

Entrevista a Carlos Formento sobre Samuel Carmona.
Enrique Rada Team Formento

El cambio de categorías de peso para los Juegos Olímpicos provocó una revolución en el boxeo amateur. Muchos púgiles se quedaron sin su peso de competición y eso ha provocado el desembarco en el boxeo rentado de muchos atletas que solo pensaban en Tokio 2020. Uno de ellos fue Samuel Carmona (2-0, 2 KO). El grancanario, de 23 años, debutó con vendaje duro en septiembre de este año. "Es ahora o nunca. Ser profesional o dejar de boxear, y creo que con mi edad es el momento perfecto", aseguraba a AS. Tras el diploma en Río 2016 y una experiencia de 179 combates amateur, Carmona debutó con las miras altas. Por ello sus dos primeros pleitos estaban pactados a seis asaltos... aunque logró el KO en dos asaltos en ambos pleitos.

Su presencia en el mercado llamó la atención de la promotora rusa Patriot, que se hizo con sus servicios. "Lo que más importa es poder pelear con rivales de entidad", aseguraba el púgil hace un mes, cuando se rubricó el acuerdo. Este sábado llega el momento de su estreno con sus nuevos manejadores. Lo hará en Krasnodar (Rusia) contra el filipino Enrique Magsalin (7-2-2, 1 KO) y a 8 asaltos. La apuesta es importante, pero su entrenador, Carlos Formento, lo tiene claro: "No tendrá ninguna complicación por los rounds pactados". El preparador grancanario, quien enseñó el boxeo a Samuel con 11 años, sabe que tiene a alguien especial en su equipo.

"Todo lo que se propone hacer, lo hace. Es un púgil con mucho descaro, rápido en sus movimientos y con una velocidad de reacción por encima de la media. Sabe boxear y siempre está dispuesto a pelear su el combate lo exige. Tiene instinto para ambas cosas", asegura. Sus cualidades las dejó claras en el campo amateur, pero en el pugilismo rentado todavía es un principiante, aunque la transición está siendo satisfactoria. "El cambio de Samuel al boxeo profesional ha sido sencillo. Desde amateur golpea con maldad y ahora entiende que como profesional hacer daño con cada mano es clave. Bajar un poco su peso corporal en el ring para golpear con más contundencia y mejor balance ha sido la prioridad en este tiempo de transición. Lo que queda son entrenamientos ofensivos y defensivos específicos a su boxeo y actividad con buenas peleas", añade Formento.

Esas peleas de calidad es lo que ha llevado a Carmona a la promotora rusa, y Magsalin será la primera piedra de toque. "Tiene un estilo muy definido. Somos conscientes de su trabajo al contragolpe, su boxeo en distancia y buenos desplazamientos cuando tiene la soga en la espada. Nos amoldaremos a su estilo y sus carencias marcarán la línea de trabajo", desvela el entrenador del grancanario. Con su bagaje anterior, el futuro es prometedor, pero Carlos Formento no quiere meterle prisa a su pupilo. "Todo lo que está por llegar es tan importante como lo del sábado. El 2020 será un año importante. Su manager irá revelando lo que continua a medida que pasen los combates. Ahora debe estar centrado en el sábado", concluye el preparador.