Euroliga
Alba Berlin ALB

-

Olympiacos OLY

-

Zalgiris ZAL

-

Estrella Roja RED

-

LOS CANDIDATOS A LA PRESIDENCIA, EN AS

Albert Rivera: "Quiero volver a ver a la Selección española en mi tierra, en Cataluña"

El líder de Ciudadanos reflexiona en esta entrevista con AS sobre el aplazamiento del Clásico, la actitud del Barça como club en el 'tema catalán' o la huelga de las futbolistas.

El líder de 'Ciudadanos' continúa la serie de entrevistas de AS a los principales candidatos a la presidencia del Gobierno para tratar los temas deportivos que copan la actualidad.

¿Le pareció acertado que se suspendiera el Clásico por los disturbios en Cataluña?

Sí, porque había realmente problemas de seguridad y desde el Gobierno se negó en un primer momento. No puede ser que el ministro Marlaska dijera que la situación era de normalidad y acto seguido se aplazara el partido más importante del mundo.

¿Cree que para el 18 de diciembre, la nueva fecha del Clásico, habrá tranquilidad para que se juegue?

No lo sé, pero por el bien de todos espero que sí. En Cataluña hay unos líderes políticos irresponsables, con Torra al frente, que están azuzando a la violencia, y así el panorama es oscuro para esa fecha. Le he pedido al Gobierno que actúe y que el 18 de diciembre haya un dispositivo de seguridad que garantice la seguridad dentro y fuera del Camp Nou.

¿Era partidario de que el Clásico se celebrase en el Bernabéu, como se propuso?

Si no podía disputarse en el Camp Nou, por qué no en el Bernabéu y ponerse de acuerdo para la permuta del calendario. No me pareció mala idea.

El año pasado, Javier Tebas, presidente de LaLiga, planteó que el Girona-Barcelona se jugara en Miami. Este año insiste en esa idea y quiere trasladar el Villarreal-Atlético de Madrid a Estados Unidos.

La Liga española es una de las más importantes del mundo, porque es de las más vistas, por tanto no me parece mal que se lleven partidos a otros países, siempre que haya acuerdo con los clubes, con la AFE... La Liga española de fútbol es global. Un ejemplo similar podría ser cuando en Barcelona o Madrid se disputaron partidos de la NBA; la gente estaba entusiasmada.

¿Qué sensación le provoca ver al presidente de LaLiga, Javier Tebas, y al presidente de la Federación, Luis Rubiales, permanentemente enfrentados?

No me gusta. Los mandatarios de dos de las instituciones deportivas más importantes de España tienen que remar en la misma dirección, a pesar de que haya intereses distintos. No deberían ser adversarios, sino complementarias una institución con la otra.

¿Está aumentando la utilización del deporte como escaparate de significaciones políticas?

En Cataluña, el deporte se está utilizando para dividir; por ejemplo, en el Camp Nou, en el minuto 17 de los partidos se pide la independencia. Me entristeció y dolió mucho, como culé y español, que en la final que disputaron Barça y Sevilla en el Wanda Metropolitano, en 2018, una parte de la afición del Barça pitara el himno y otra parte de esa misma afición, de mi afición, se lo recriminara. Unos con la bandera separatista y otros con la de España y la de Cataluña. Pero también el deporte puede unir: por ejemplo, el gol de Iniesta en la final del Mundial de Sudáfrica y una Selección española donde el peso lo tenían los jugadores catalanes y del Barça. Por cierto, me gustaría volver a ver a la Selección en mi tierra, en Cataluña.

Como seguidor del Barça, ¿qué le provoca cuando ve a Guardiola dar su opinión política y lucir un lazo amarillo, o leer a Xavi en las redes sociales hablar de "vergüenza" tras la sentencia del ‘procés’?

He sido un admirador de Guardiola como futbolista y entrenador, también de Xavi, y me da mucha pena y también he sentido vergüenza de las palabras que les he escuchado. En la vida no se puede ser tan desagradecido. Uno no puede atacar al país que te ha dado tantos éxitos deportivos y en los estadios te han aplaudido, y tras haber defendido la camiseta de España, atacar nuestra democracia. Xavi está en un país con una dictadura terrible, que recorta derechos y libertades, pero que le está pagando mucho dinero.

¿Entiende que haya hinchas del Barcelona de fuera de Cataluña que estén enfadados por la significación política del club?

Y de dentro de Cataluña. La mayoría de catalanes y también del Barça no somos separatistas. Estamos orgullosos de ser culés y españoles. Pero como no hacemos ruido ni amedrentamos... Cada vez hay más gente que no se siente representada por la política que hace el Barça. Tiene que haber una directiva y un presidente del Barça que representen a todos los culés, que no tengan miedo. Yo estoy convencido de que la mayoría de la directiva del Barça no es independentista.

¿Usted cree que el presidente Bartomeu y su directiva tienen miedo a no posicionarse políticamente?

Sí, porque el nacionalismo genera temor, ahora literalmente. Se encarga de tejer una red en la que, como te pronuncies en contra, eso supone la muerte civil, y sé de lo que hablo. El presidente del Barça no debería decir ni que es constitucionalista ni independentista, es presidente del Barça, o sea, que representa a todos los culés. ¿Cómo es posible que haya una sentencia judicial y el Barça haga un comunicado político? Los culés no vamos a dejar de ser seguidores del Barça, pero sí que te despegas.

¿Cuáles serían las bases de su política deportiva si llegara al Gobierno?

Desde Ciudadanos le damos mucha importancia al deporte, que es una parte muy importante del PIB, y se ve por ejemplo en que en la Comunidad de Madrid y Andalucía están Ignacio Aguado y Javier Imbroda, dos deportistas de élite que gestionan el deporte. He hablado con ellos y me gustaría hacer un Plan Nacional Estratégico del Deporte, en el que esté el deporte base, masculino y femenino, el de élite y la implicación de las empresas, con una gran ley del mecenazgo que financie, desde el ámbito público y privado, el deporte de una manera global. Incluso un nuevo plan ADO, más moderno, acorde al siglo XXI. Tenemos que copiar también el modelo norteamericano o australiano en los que el deporte universitario es muy potente y de donde salen grandes talentos.

¿Ha leído el anteproyecto de la Ley del Deporte que presentó el Gobierno?

Sí.

¿Qué le parece?

No me parece bien el papel que le quiere restar este anteproyecto a las federaciones. Lo que no puede ser es que una ley de este rango la haga el Gobierno por decreto y a solas. Desde luego, si soy presidente o estoy en el Gobierno, voy a buscar consenso. La nueva Ley del Deporte no puede ser para dos o tres años, sino mínimo para una década, por eso nos tenemos que entender todos, actores políticos, deportivos y del mundo de las empresas.

El fútbol femenino se encamina a la huelga el 16 y el 17 de noviembre.

Inés Arrimadas se ha reunido con las futbolistas y representantes del fútbol femenino para apoyarlas en unas reivindicaciones que son justas y legítimas, desde el punto de vista de las reclamaciones salariales y en el tema de la conciliación familiar. Hemos visto casos muy feos de deportistas que han sido madres y eso las ha penalizado.

¿Es partidario de crear un Ministerio de Deportes?

Sí, o por lo menos un Ministerio en el que los Deportes sean un área autónoma, que tradicionalmente ha estado con Educación o con Cultura.

¿Y qué perfil debería tener la ministra o ministro de Deportes?

Pues como Ignacio Aguado y Javier Imbroda, que vengan del deporte profesional, que antes hayan estado en el de base y que sean buenos gestores.

El deporte federado recibe ahora 54 millones de subvenciones directas del CSD. En el anteproyecto de la Ley del Deporte del Gobierno socialista se avanza una subida hasta los 74. ¿Le parece suficiente?

Con todas las carencias que tenemos en el deporte base y en los deportes minoritarios, que también nos hacen ganar muchas medallas, me parece insuficiente. Por eso, ese anteproyecto del Gobierno socialista no debería ser de un partido y a través de un decreto, sino un proyecto de país.

¿VAR, sí o no?

Sí. Ya en el Mundial de Rusia, cuando se estrenó, me gustó. Me parece que el fútbol ha ganado con el VAR.

¿Qué opina de la propuesta que hizo Pedro Sánchez de organizar un Mundial conjunto con Portugal?

Me parece genial que España albergue un Mundial, la única vez fue hace 37 años. Pero no estuvo bien que el presidente Sánchez lo soltara sin consultar con la Federación y los clubes. Hablé con gente de esos ámbitos cuando dijo aquello y me consta que hubo malestar, no por la idea, sino por la forma. Incluso en Portugal se quedaron extrañados, porque no sabían nada.

¿Debería España acometer un nuevo proyecto para albergar unos Juegos Olímpicos?

Este país, con los deportistas que tenemos, se merece volver a tener unos Juegos Olímpicos como en Barcelona. Pero no soy partidario de hacer chapuzas y cuando no haces las cosas bien, se va desgastando tu prestigio, hay frustración y enfado por inversiones innecesarias.

La RFEF, que preside Luis Rubiales, quiere que la nueva Supercopa se dispute fuera y uno de los países candidatos es Arabia Saudí.

Yo respeto los intereses económicos de los clubes y las federaciones y abogo por la globalización de nuestro fútbol, pero no podemos jugar en un país sin derechos humanos y sin igualdad. Esto vale igual para el Mundial de Qatar. Es curioso cómo magnates de esos países están comprando o invirtiendo en clubes europeos y, por otro lado, en esos regímenes, muy lejos de la democracia, están financiando el terrorismo islámico.

Cada vez se conocen más casos de futbolistas mediáticos que defraudan a Hacienda.

Hay jugadores que son aplaudidos en el campo y están condenados por defraudar a Hacienda. Pero es que también son aplaudidos a las puertas de los juzgados. Yo no lo entiendo. Los deportistas, y el resto, deben tener claro lo que les corresponde pagar, por eso nosotros planteamos una reforma fiscal en la que no haya dudas, y no como la Ley Montoro, con la que pagaron justos por pecadores.

Se ha suscitado polémica por la posibilidad de que Sergio Ramos juegue con la Selección olímpica y que, además, sea el abanderado de España en Tokio. ¿Qué opina?

No me parece mal que vaya con la Olímpica, porque es uno de los jugadores españoles más laureados, un gran capitán, pero para mí el abanderado debería ser Saúl Craviotto, por ser catalán, policía y proceder del deporte minoritario.