ATLETISMO | MUNDIALES | LONGITUD

Echevarría: "Soy equilibrio, mezclo velocidad y batida"

El cubano de 21 años aspira al oro la final de longitud del sábado (19:40, TDP) y también a romper algún día la mítica barrera de los nueve metros.

Echevarria

Juan Miguel Echevarría es el chico de oro en sentido literal y figurado. Lleva dos pendientes con cruces, una cadena y tres empastes dentales del metal preciado y, a sus 21 años, es el elegido por los héroes (Beamon, Pedroso...) de la longitud para pasar la barrera de nueve metros. En la calificación no hizo demasiado, salir al foso y pegar un primer saltazo de 8,40 para meterse en la final de este sábado (19:40, TDP) y al vestuario “Toca disfrutar y dar espectáculo”.

De Camagüey, Echevarría, que voló a 8,92 con viento ilegal (+3.3) es un producto clásico de la captación de la escuela de Cuba. “Primero me descubrieron en el colegio, para hacer longitud y triple salto. Después pasé a La Habana y ahora me entrena Daniel Osorio. De pequeño hasta ahora mejoré muchísimo. Creo que mucho de esto se lo debo a Cuba, es un orgullo”, explica para AS el prodigioso Juanmi.

A su lado se sienta el profesor Osorio: “Lo mejor que tiene es que es un saltador parejo. Tiene muchísima velocidad, porque es capaz de entrar a tabla a más de 11 metros por segundo y lo combina con una buena salida de tabla y facilidad para caer”. Echevarría asiente: “Sí, yo me veo como dice él, soy equilibrio, rápido y bato bien”.

Osorio también analiza lo difícil que es gestionar al proyecto de superestrella: “Un talento así hay que cuidarlo, es joven y él es su gran rival. Se le pregunta mucho por si hará nueve metros, nosotros decimos que lo que tiene es que dominar la longitud mundial. Hace falta entrar 11 m/s a tabla, un ángulo de 23 y estar 0.84 en el aire, pero hay que hacer todo en un salto”. A Echevarría es imposible preguntarle sobre el 9,00. “Ojalá la vida me ponga allí”.

Cerca suyo estará Eusebio Cáceres, que entró con 8,01, el sexto mejor salto, y regresa a una final tras Moscú, 2013, cuando fue cuarto (“Me siento como nunca”). El Saltamontes de Onil compartió entrenamientos con Echevarría y analiza al cubano: “Está por encima de todos. Tiene una calidad espectacular, con una batida que asombra. Desde pequeño, aunque no ganara, se le veía algo”.

Pregunta para Cáceres, ¿ve al cubano en el récord mundial de Powell (8,95)? “No me sorprendería”.Y por último, Juanmi se anima con el secreto de sus oros: “Me gusta llevar prendas y joyas doradas porque me hacen sentir bien. Es normal en la gente en Cuba”. Ahora se quiere poner otro oro, el de Doha.