Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
Serie A
Inter Inter INT

-

Roma Roma ROM

-

Bundesliga
Ligue 1
Lille Lille LIL

-

Brest Brest BRE

-

Nîmes Nîmes NIM

-

Lyon Lyon LYO

-

Euroliga
Zenit San Petersburgo ZEN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Fenerbahce FNB

-

Alba Berlin ALB

-

Panathinaikos PAN

-

Olympiacos OLY

-

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
Ajax Ajax AA

-

Willem II Willem II WII

-

DOHA 2019 | LOS PROTAGONISTAS

Abderrahman Samba y Barshim son los dos héroes para Qatar

Mutaz Essa Barshim, en altura y Abderrahman Samba, en 400 vallas, son las opciones locales para conseguir medallas en Doha 2019.

Abderrahman Samba.
Francois Nel Getty Images

Qatar no sólo es sede de estos peculiares Mundiales nocturnos y con aire acondicionado. El pequeño estado, de 2,4 millones de habitantes, tendrá dos opciones de medalla en el estadio Khalifa de Doha. Son Abderrahman Samba, en 400 vallas, y Mutaz Essa Barshim, en altura. Los dos vienen de pasar lesiones, pero se trata de dos talentazos formados y hechos estrellas en la Academia Aspire, el megacentro del deporte qatarí que utiliza las más altas tecnologías para el alto rendimiento.

Samba es uno de los cuatro atletas en el mundo que ha bajado de 47 en 400 vallas junto a Kevin Young, Warholm y Benjamin. Hoy comienza a competir. "Nací en Mauritania y mis padres se fueron a Arabia Saudí, pero allí la vida era más religiosa que deportiva. Así que vine a Qatar y encontré mi sitio", relataba el corredor, altísimo y estilizado, que este verano atravesó problemas físicos. Ya fue héroe en Doha al ganar los Juegos Asiáticos, después vinieron las molestias. Se ha entrenado gran parte de la temporada en Valencia: "Me encanta España".

Barshim defiende el título mundial de Londres 2017 y es un atleta que voló a 2,43 y desafió así el récord del mundo de Sotomayor (2,45). "¿Qué es la gravedad?". Es su eslogan. Nació en Doha y en Aspire cogió sus entrenamientos el polaco Szczryba, que le llevó a lo más alto. En 2018 saltó 2,40 en Hungría y cuando hacía el intento del mítico 2,46 se rompió el tendón de Aquiles. La lesión más grave: "No sabía si volvería".

Tras el golpe, hizo todo lo posible para estar en los Mundiales, se fue con médicos alemanes y al final… estará en el estadio Khalifa ante su gente. "Este evento es muy importante para el atletismo y para Qatar", dice Barshim, estrella en casa, pese a que este año 'sólo' ha hecho 2,27. Conoce la fórmula del éxito: "La altura es la conexión total entre tu mente y tu esqueleto".