BOXEO

Andy Ruiz y Anthony Joshua 'se despiden' hasta el 7 de diciembre

El mexicano y el británico completaron este viernes la presentación de su combate. Arabia, Nueva York y Londres fueron las paradas. Cordialidad entre ambos.

Final de la gira de presentación del Andy Ruiz vs Joshua 2.
AFP

Arabia Saudí, Nueva York y Londres. Esas son las tres paradas que han hecho Andy Ruiz (33-1, 22 KO) y Anthony Joshua (22-1, 21 KO) para promocionar su revancha. El 7 de diciembre chocarán en Arabia Saudí. Habrá guerra entre dunas, pero antes han calentado el duelo... o al menos lo han intentado, porque tras el tira y afloja entre el púgil mexicano y Eddie Hearn, promotor de Joshua, a la hora de anunciar la pelea, la cordialidad ha reinado. Tanto Ruiz como Joshua se caracterizan por su educación y lo han vuelto a demostrar. En eso nada ha cambiado.

En la semana previa a su combate en Nueva York, Joshua se mostraba muy sonriente y relajado, tanto que dejó a Ruiz fotografiarse con sus cinturones. Algo premonitorio, ya que el 1 de junio el mexicano se los quedó en su poder. Ahora no ha habido préstamo, pero sí un cambio de actitud. Joshua siempre apareció serio y Ruiz fue el sonriente, de hecho, interrumpió el careo entre ambos en Nueva York al comenzar a reírse. Poco más ha cambiado, ambos están confiados  de su triunfo y lo han materializado con educación. 

"Ruiz es el mejor pesado pesado que existe en este momento, pero sé quien soy y lo que tengo que hacer. Parar no está en mi ADN. Mientras tenga aliento seguiré luchando por el boxeo, y aun más si puedo portar los cinturones. Tengo una segunda oportunidad el 7 de diciembre", reiteró Joshua en las conferencias de prensa. Por su parte, Ruiz, dejó claro que nada quedará a la imaginación. "No quiero perder los cinturones, esa es mi motivación. Alcancé mis sueños el 1 de junio, pero quiero más. Voy a entrenar duro, me romperé el culo para volver a ganar". Promesas y sueños, esa fue la tónica en los careos previos entre Ruiz y Joshua. La próxima vez que se vean será entre dunas. La hegemonía del peso pesado, en juego.