Competición
  • Clasificación Eurocopa
Magnus Futsal
23
Boca Juniors
21
Finalizado

FÚTBOL SALA | INTERCONTINENTAL

Tercera Intercontinental para Magnus Futsal con el Barça 4º

Los azulgrana cayeron en su partido por el tercer puesto ante Corinthians (2-4). Magnus cerró el título en los penaltis contra Boca Juniors.

Tercera Intercontinental para Magnus Futsal con el Barça 4º
LNFS

Magnus Futsal prolongó un año más su reinado en la Copa Intercontinental de Fútbol Sala. El conjunto brasileño suma ya tres titulos consecutivos tras derrotar en la final a Boca Juniors, revelación del torneo sin lugar a dudas, por 3-1 en los penaltis (2-2 en el tiempo reglamentario). Unos 3.000 espectadores se dieron cita en el Bangkok Arena fueron testigos de la hazaña al igual que en 2018. Mismo escenario y mismo desenlace.

En el 7', Boca pilló desprevenida a la defensa brasileña en un tres para dos que terminó transformando Rejala tras una primera intervención de Farach. Magnus no se arrugó y su reacción fue casi inmediata gracias a una rápida contra en la que Charuto se topó con el larguero. Los brasileños no cesaron en su empeño por igualar la contienda y tuvieron su premio en el 12'. Leonardo Silva firmó una jugada individual por banda y su centro al área lo voleó Mario García al fondo de la red.

Con el paso de los minutos, Magnus fue adelantando su línea de presión, hasta tal punto que los argentinos eran prácticamente incapaces de pasar a campo contrario. Pero si algo han demostrado los de Basile en esta competición es capacidad de sufrimiento. Cuando más estaban con el agua al cuello, una rápida transición ofensiva de Boca fue acompañada por la desafortunada acción de Kevin, que cuando trataba de cortar el centro de un rival introdujo el balón en su propia portería.

Tras el 2-1 en el descanso favorable a Boca, el partido se volvió bronco, con sucesivas faltas peligrosas para la integridad de los jugadores de ambos conjuntos. La primera acción clara sobre portería llegó en el 25', con una vaselina de Petterson Gomes que se estrelló en el poste. Superado el susto, Boca siguió a lo suyo manteniendo el orden defensivo y mordiendo a la contra. En una de ellas, Riveras tuvo un mano a mano clarísimo con el portero, pero cruzó en exceso el cuero.

Pasaban los minutos y aunque ambos equipos disfrutaron de grandes oportunidades de gol (poste de Magnus incluido), el marcador permaneció inalterable hasta que quedaban tres minutos para la conclusión. Magnus aprovechó la superioridad numérica en ataque con portero-jugador con una gran combinación que definió Leonardo Silva de potente disparo. Con el 2-2 finalizó el encuentro, también en el tiempo extra. Era hora para los valientes desde el punto de penalti. Ahí salió vencedor Magnus por 3-1, como ya hiciera en la semifinal ante Corinthians, gracias a dos héroes: Lucas Cassio (detuvo el segundo penalti) y Eder Lima (marcó el definitivo). En el plano individual, Basile se llevó la consolación de ser nombrado 'MVP' del torneo. En el colectivo, el reinado mundial de Magnus Futsal continúa...

El Barcelona terminó cuarto

El Barça se despide de la Copa Intercontinental con una nueva derrota: cayó 2-4 en su partido por el tercer y cuarto puesto frente a Corinthians, con quien ya se midió en el cierre de la fase de grupos (empate que dejó fuera a ElPozo). Ferrao fue un día más el mejor de los suyos (pichichi del torneo con 4 goles), pero a sus compañeros les faltó inspiración.

En la primera jugada del encuentro, el Barça brilló como no lo había hecho en el torneo hasta ese momento. Dyego desbordó y filtró un pase entre líneas perfecto para Ferrao, que tras un sublime control orientado rompió a su par y batió al guardameta. Quince segundos y 1-0 con golazo marca de la casa. Poco duró la alegría porque a los cinco minutos empató Batalha para los brasileños al culminar una gran combinación.

Superado el ecuador de la primera mitad, Corinthians consiguió darle la vuelta al marcador. Una jugada individual por banda de Murilo acabó en pase de la muerte para André Gomes, que sólo tuvo que empujarla a puerta vacía. El Barça siguió plano y sin profundidad. Poco se supo ya de llegadas de peligro en el primer acto, sobre todo sin Ferrao en pista.

Antes del descanso hubo tiempo para ver la salida de dos jugadores de Corinthians por problemas musculares que remitieron en el segundo tiempo: Weverson y Matheus. Este segundo, futbolista que tiene cerrado un acuerdo para jugar en el Barça la próxima temporada. Tras la salida de vestuarios, el Barça salió nuevamente enchufado. Y es que a los 13 segundos de juego, Aicardo consiguió poner el 2-2 en el luminoso.

En el minuto 29 llegó la polémica. Marcenio, tras un robo y rápida conducción, provocó un penalti cuando iba a marcar en boca de gol un buen balón de Esquerdinha. Error de los colegiados, que no señalaron la pena máxima a pesar de que el defensor derribó claramente a Marcenio. Le costó caro al Barça, cuya sentencia llegó a tres del final, aunque primero avisó el conjunto brasileño con un disparo que despejó Roger de cabeza bajo palos. Un balón al espacio en banda izquierda habilitó a Murilo, que batió a Juanjo con sutileza en el mano a mano. Antes de que el colegiado decretase el final, el arquero de Corinthians aún tuvo tiempo para hacer el cuarto desde su portería. No hubo premio de consolación para los culés, con balón al poste incluido de Dyego con portero-jugador, que se despiden de la Intercontinental dando una versión gris y con dos derrotas.

RESUMEN

Barcelona: Juanjo, Aicardo, Dyego, Arthur y Ferrao. Suplentes: Roger, Boyis, Daniel, Adolfo, Rivillos, Joselito, De la Faya, Esquerdinha y Marcenio. Entrenador: Andreu Plaza.

Corinthians: Schütt, Weverson, Murilo, Henrique y Costa. Suplentes: Tiago, Matheus, Batalha, Moraes, André Gomes, Daniel Cruz, Souza, Renato y Da Rocha. Entrenador: André dos Santos.

Goles: 1-0, Ferrao (1'); 1-1, Batalha (5'); 1-2, André Gomes (11'); 2-2, Aicardo (21'); 2-3, Murilo (37'); 2-4, Schütt (40').

Árbitros: Yuttakon Maiket (THA) y Benjapol Mucharoensap (THA). Amonestaron con tarjeta amarilla a Roger.

Incidencias: partido por el tercer y cuarto puesto de la Copa Intercontinental en el Bangkok Arena (Tailandia) ante unos 1.000 espectadores.