Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

UFC

Covington barre a Lawler en Newark para retar a Usman

Colby Covington derrotó por decisión unánime (50-44, 50-45 y 50-45) a Robbie Lawler en el estelar del UFC Newark. Después envió un mensaje al campeón.

Crónica del UFC Newark: Covington vs Lawler.
Getty Images

Colby Covington sacó la escoba en el combate estelar del UFC Newark. El estadounidense regresaba tras más de un año de ausencia. Por una operación perdió el campeonato interino del peso welter y quería recuperar su posición este sábado. Se cruzaba con el excampeón Robbie Lawler, al que Covington barrió de principio a fin. Las cartulinas no dejaron dudas: 50-44, 50-45 y 50-45 para Colby. Exhibición ymensaje claro. Tomó el cinturón que perdió fuera del octágono y se dirigió directamente al actual campeón, Kamaru Usman. "No necesito esperar hasta el Madison Square Garden (UFC 244, 2 de noviembre). Podemos hacerlo hoy mismo. ¿Dónde estás?". El camino de ambos parece claro.

Menos de un minuto duró la emoción del combate. Lawler salió decidido a meter manos rápidas y potentes de inicio. Lo hizo, conectó una mano en un intercambio... pero cuando Covington quiso, el pleito cambió. El estadounidense llevó la pelea contra la jaula. Dominó y buscó los candados, restando energía a su oponente. Así transcurrió la pelea en los dos primeros rounds. Desde el tercero, Covington ratificó todavía más su superioridad. Decidió pelear en el striking, el terreno de su rival, pero Lawler pareció estar desconectado mentalmente.

Lawler se dedicó a esquivar, tirando muy pocos golpes. Colby intentó sacar un golpeo constante, pero sin potencia. Es decir, hizo camino con calma. Por cada golpe de Lawler, llegaban tres o cuatro de Covington. En la esquina le dijeron que tuviese cuidado a "cualquier genialidad", no llegó. El excampeón estaba fuera mentalmente, desesperado por su manifiesta inferioridad. No cambio nada en el asalto decisivo... aunque Lawler quiso llegar con algún bombazo, previsibles todos. La victoria era para Covington. Hizo lo que quiso durante los 25 minutos de combate.