Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

GOLF | BRITISH OPEN

Remontada épica sin premio para McIlroy: no pasa el corte

El norirlandés, que jugaba a 100 kilómetros de casa, partía en +8 e hizo -6 en la segunda vuelta, para al final quedarse a un golpe del fin de semana. El Tigre, Mickelson o Poulter, también fuera.

McIlroy British Open 2019
Twitter: @TheOpen

Royal Portrush, el links norirlandés que acoge la 148 edición del British Open estos días, se ha cobrado varias piezas de caza mayor tras las dos primeras vueltas. Ni Rory McIlroy, ni Tiger Woods, tres veces campeón de la cita, ni Phil Mickelson fueron capaces de superar el corte y se quedarán sin disputar el fin de semana. 

El que más cerca estuvo de conseguirlo fue McIlroy, autor de una remontada tremenda, épica. El norirlandés, que jugaba a 100 kilómetros de su casa, arrancó en +8 tras una primera vuelta desastrosa. El corte estaba proyectado en +1 y parecía una quimera llegar a él. Pero sacó el pico y la pala y fue abrochando birdies, cinco en total, hasta el +3. Llegó el bajón en forma de bogey en el 13, pero no desistió y de nuevo bajo del par en el 14 y 16 para plantarse en el último hoyo a un birdie de la gesta. No pudo ser. 'Rors' falló por la izquierda de la bandera el segundo golpe y no hubo milagro en el chip posterior. Par y a casa. La tribuna principal le despidió en pie con una ovación tremenda. Su -6 de este viernes, mejor vuelta del torneo hasta ahora junto a las de Harding y Schauffele, bien lo merecía. 

El Tigre, por su parte, también lo peleó pero con menos fe. Dos birdies tempraneros le dieron esperanzas de voltear el +7 con el que cerró el jueves y prolongar su participación en el major británico. Sin embargo, un bogey en el siete limitaba sus aspiraciones y, pese a dos nuevos bridies en el 10 y 11, chocó contra el campo en Calamity Corner, los tres últimos hoyos, y cerró con bogeys al 16 y 17 para +6, cinco golpes por encima del corte proyectado, en +1 al cierre de esta noticia. Es el segundo major de la temporada (con este British ya se habrán disputado los cuatro) en el que Tiger no consigue ir más allá de las dos primeras vueltas y el tercero en los ocho que van desde que superó sus problemas físicos y extradeportivos para volver a ser golfista a tiempo completo. 

El también veterano Phil Mickelson vivió su propio vía crucis y terminó en +8, lejos también del corte. En su caso, al menos, terminó con estilo embocando un putt larguísimo para birdie en el 18. Poulter, con +7; Paul Lawrie y DeChambeau, con +5, o Matsuyama y Harrington, con +3, fueron otros de los que sufrieron en sus carnes los colmillos de un Portrush que muerde.