Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

ATLETISMO

La marcha se une al Ejército: el cuerpo a 40º en una cámara

Los marchadores españoles se entrenan para emular las condiciones de los Mundiales de Doha, en septiembre, en el Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial del Ejército.

La marcha se une al Ejército: el cuerpo a 40º en una cámara
JUAN AGUADO DIARIO AS

Un cubículo que utilizan los militares para adaptarse a situaciones extremas, que simula temperaturas de 40 grados y humedad del 70%, será el centro de entrenamientos de los marchadores españoles durante las próximas semanas. El objetivo es emular las condiciones extremas y desérticas de calor y humedad de Doha (Qatar), la sede de los Mundiales al aire libre a finales del próximo mes de septiembre. Los marchadores no han tenido que viajar al desierto, sino que están en la base de Torrejón en el Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial del Ejército del Aire. Colaboración científico-militar.

“Estamos haciendo un programa de apoyo al entrenamiento, para ver las adaptaciones de los atletas a las condiciones”, explica Josu Gómez, antiguo marchador y el fisiólogo que lleva el proyecto que se desarrolla en el Thermotron, un nombre imponente para un recinto: “Cuando entran les digo: 'Bienvenidos a Doha a las 23:30 de la noche, la hora en la que competiréis'. En los viajes que hicimos recogimos todo, temperatura, humedades, viento…”. Así, se entrenarán durante cinco días a la semana. “El primer día hacemos un test y el último evaluamos la evolución. Después hay dos semanas sin exposición y a la cuarta se vuelve a entrenar. El objetivo es ver cómo decae la adaptación de cada atleta y cómo se readapta. Así se saca la información sobre cómo preparar los concentraciones de cara a los Mundiales”.

El primer grupo que ha sido puesto a prueba es el de 50 kilómetros marcha masculino con Chuso García Bragado, José Ignacio Díaz, Marc Tur, y Raquel González, de 20 km, pero que lo ha hecho esta semana por motivos de compatibilidad. “Analizamos básicamente los parámetros como hematocrito, volumen plasmático y valores de sudor para poder personalizar la cantidad de sales que se ingieren en la competición. Y también analizamos la temperatura corporal. Usamos una píldora, que toma la temperatura interna y de la piel. Y mediante una cámara térmica se ve cada cinco o diez minutos como distribuye el calor el cuerpo. Para que se haga una idea, en el primer entrenamiento se pusieron en 40 grados internos, imagine que con 38 de fiebre no te puedes ni mover. Y perdieron 2,5 kilos en 45 minutos”.

"Es como entrar en una sauna, todo es hermético; perdí más de 2 kilos"

Bragado

“No, no vamos a la luna... ¡por ahora!”, decía José Ignacio Díaz, que estará toda la semana sometiéndose al calor extremo junto al mítico Chuso García Bragado, que irá a otro Mundial con 49 años. "Es como entrar en una sauna, con todo hermético. El primer día fue agobiante, pero la segunda sesión ha sido menos dura, yo si le puedo decir que perdí esos 2 kilos, que pueden ser equivalentes a dos litros de agua, y eso que estuve bebiendo todo el rato durante los 90 minutos que he estado entrenándome", explica Bragado a As. El de Canillejas tiene cientos de batallas en sus piernas y reconoce que la de Doha será única: "Por eso es bueno tener estos datos. Estaremos cerca de cuatro horas de competición y la deshidratación va a existir seguro". La próxima semana le toca a los de 20 km.

“Esto es una mina de oro para nuestros estudios y los atletas están muy por la labor. Es lo que llamo 'ciencia sexy' porque es atractiva para todos", decía Josu Gómez, que ve también clave este estudio de cara a Tokio 2020, donde también se esperan fuertes temperaturas. “Cuando se lleva el cuerpo al extremo, hay que analizar cómo reacciona para situaciones así”.

La ministra de Defensa Margarita Robles visitó el proyecto y lo elogió: "Esta colaboración tan próxima entre el deporte de élite y el Ejército del Aire pone de relieve que las Fuerzas Armadas son un ejemplo muy importante en todos los ámbitos: en el espíritu de defensa, en el estudio de la ciencia y la tecnología y en la colaboración con la sociedad". Bragado se muestra feliz con esta colaboración: "Al final tanto el Ejército como nosotros representamos a España. Estamos muy cómodos".