Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

BOXEO

Errol Spence se doctora tras arrollar a Mikey García en Texas

Crónica del Errol Spence vs Mikey García: IBF del peso welter.

AFP

El estadounidense retuvo el IBF del peso welter por decisión unánime (120-107, 120-108 y 120-108) ante Mikey García, quien acusó la subida de categoría.

"Estoy muy cansado", reconoció Mikey García a su esquina antes de salir al noveno asalto. En el siguiente descanso, su hermano y entrenador (Robert) le preguntó si quería salir. Mikey es un guerrero y aguantó los dos rounds que le quedaban. No tenía opciones, pero quería morir en pie. Lo consiguió porque Errol Spence le dejó. El campeón fue muy superior y no quiso arriesgar al final, de lo contrario el desenlace podía haber sido otro. Spence era más grande, pudo aprovecharlo, pero su idea era demostrar su calidad y lo hizo. Los jueces no tuvieron ninguna duda (120-107, 120-108 y 120-108, en las cartulinas), los aficionados tampoco. El púgil de Dallas fue un rodillo para retener ante los suyos (hubo 47.525 en el AT&T Stadium) el IBF del peso welter y dejar un mensaje al resto de la división: hay boxeador para marcar época.

Spence mandó desde que sonó la campana. Impuso su jab desde el primer segundo y fue percutiendo con su izquierda recta (es zurdo) en la zona de flotación de García. El aspirante se dedicó a estudiar la pelea en los dos primeros actos, a partir de ahí el guión fue el mismo. Quiso sorprender con velocidad y anticipación, pero la subida de categoría fue una losa demasiado grande. Spence era más rápido y siempre le dejaba fuera de distancia (cuando no lo hizo se quitaba golpes con el hombro con gran facilidad). Cuando intercambiaban la diferencia también era notable. El campeón, al tener mayor envergadura, impactaba antes y con más potencia. No había manera, era inexpugnable. En la esquina de García le pedían que se cubriese bien y entrase en distancia. Una quimera. García se llevó más castigo en Dallas que en toda su carrera y a partir del octavo asalto todo se evidencio.

Spence le había conectado golpes de todas las formas posibles... y Mikey intentó batallar, pero poco pudo hacer ante la superioridad de su rival. El trabajo a la zona de flotación del campeón se dejó ver. García no se movía, era un blanco fácil. No tenía ni fuerzas para cabecear. Del noveno al undécimo asalto su respuesta fue casi nula, otro no hubiese salido, pero él tiene un legado que defender. En el último acto Spence bajó el ritmo. "Cabeza", le pidieron en la esquina. Lo hizo, había dado una clase magistral y no la tiró por la borda. Arrolló a la leyenda en la cartulinas y también en los estadísticas. El dato define todo: Mikey García sacó en 12 asalto 406 manos, sólo impactó 75. Spence, intentó 1.082 y llegó con 345. “Quería demostrar que soy versátil y puedo hacer de todo”, afirmaba orgulloso el campeón tras su victoria. Ya tiene su doctorado.

Así vivimos en As el Errol Spence vs Mikey García