JUEGOS OLÍMPICOS

Lydia: "Por fin soy campeona olímpica y cierro el círculo”

Lydia Valentín habla tras recibir la medalla de oro como campeona de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en una ceremonia celebrada en el COE.

JESUS ALVAREZ ORIHUELA

DIARIO AS

La berciana recibió este jueves su medalla de oro por los Juegos de Londres 2012. “Estoy muy emocionada, todavía no me lo creo”, añadió.

Han pasado 2.400 días desde que ganó su medalla y la ha podido disfrutar. Suena largo, ¿cómo lo ha llevado?

Suena así, pero al final tengo la medalla colgada. La paciencia es una virtud y creo que con ella y mucho trabajo he conseguido todo lo que he logrado. Estoy muy contenta y feliz porque al final este oro está donde debe estar.

Y, ¿cómo sabe?

No es de la misma manera que in situ, pero la verdadera campeona olímpica soy yo. Es lo que me da felicidad. ¡Tengo tres medallas olímpicas! Todavía no lo he digerido. Es algo importante para la historia de mi país y de mi deporte, al que le da mucha visibilidad ya que nunca tuvo un medallista olímpico. Creo que a la halterofilia, desde ese punto, es lo mejor que le puede pasar. He abierto un camino, creo que hemos hecho las cosas bien y estoy muy contenta.

Siempre dijo que tenía ganas de cerrar el círculo y mirar a Tokio, pero este jueves aseguró que quiere vivir el momento. ¿Por qué?

Por fin soy campeona olímpica y cierro el círculo. Tengo tres medallas en Juegos que ya son mías y que es realidad. Para Tokio hay un proceso. Son 17 meses, muchas competiciones a las que hay que ir, disputar y clasificarse. Ahí daremos el 200% y lucharemos por otra medalla, pero si estás todo el rato con las miras en el futuro pierdes un poco lo que realmente has conseguido. Han sido 20 años trabajando y hay que valorarlo. El foco está en la competición, en Tokio 2020, pero sin olvidarnos de las medallas conseguidas hasta aquí.

Este metal, ¿cómo ha sido con respecto a la plata recibida en 2018?

Ha sido un poco diferente, pero cada medalla y preparación lo fue. Por ello, se tiene que sentir así. La base es la emoción, las ganas de tenerla, estar cerca de las personas que la hicieron posible y que ellos se alegren como yo y la sientan como suya.

En la espera de estos años, ¿qué importancia ha tenido Alejandro Blanco?

Alejandro Blanco es el mejor presidente que los deportistas olímpicos podemos tener. Se ha volcado conmigo al 200%. Él se reunió conmigo y me dijo que estuviese tranquila y me centrase en entrenar y en mis compromisos deportivos, que él se encargaría de que esas medallas volviesen a mí. Me prometió también que tendría el tratamiento de una campeona y subcampeona olímpica y así ha sido.

Y aunque ahora toca disfrutar, ya está preparando la nueva temporada. ¿Cómo está de la dolencia que le hizo competir lesionada en el último Mundial?

El año pasado fue duro, con muchas competiciones, pero lo ganamos todo y no pudo ser mejor. Este año he comenzado con alguna dolencia, pero es que vengo de dos años muy duros y son cosas que pasan. Pero eso ya no importa, el foco ya está en el Europeo de Georgia (del 3 al 13 de abril). Ahora toca, como siempre, trabajar y trabajar marcándonos objetivos a corto y largo plazo, así es como hemos conseguido todo.