Competición
  • Champions League

WWE TLC

Rousey se venga de Lynch y Flair en TLC y corona a Asuka

Crónica de WWE TLC 2018.

WWE

Ronda Rousey acabó con Becky Lynch y Charlotte Flair cuando ambas pugnaban por el Campeonato de SmackDown, dejándol a victoria en bandeja a Asuka.

Becky Lynch y Charlotte Flair cruzaban golpes en lo alto de la escalera con el título de SmackDown sobre sus cabezas cuando la historia del evento y de la WWE cambió. TLC 2018 se recordará por ser la primera vez que un cinturón femenino se disputaba en una triple amenaza con mesas, sillas y escaleras, y también por ser le inicio de un feudo que apunta a ser combate estelar de WrestleMania 35 (7 abril). Parecía una lucha de dos, pero fue de cuatro. Ronda Rousey apareció cuando no estaba invitada, lanzó fuera del ring a las dos protagonistas y dejó el camino despejado a Asuka, que había realizado un buen combate, pero estaba fuera de juego antes de esa acción. La japonesa aprovechó la ayuda de la campeona de Raw para levantar el cinturón de SmackDown. Ronda se cobraba así las cuentas pendientes que tenía con Lynch y Flair. Su historia sólo acaba de empezar.

Para entender lo ocurrido en TLC hay que viajar en el tiempo. Antes de Survivor Series (18 noviembre), el roster de SmackDown atacó al de Raw. Lynch dio una paliza a Rousey, que quería vengarse en el PPV de ese fin de semana… pero la irlandesa fue lesionada y Charlotte ocupó su lugar. La excampeona se volvió loca y dio otra paliza a Ronda. La leyenda de la UFC quería venganza y el primer lugar dónde pudo pasar la factura fue San José (California), y lo hizo. Ella había ganado antes su combate. Venció a Nia Jax en una pelea en la que volvió a demostrar sus mejoras. Llegó incluso a saltar desde la tercera cuerda al ringsite. Dejó con la boca abierta a los fans por los vuelos que incluyó en su repertorio y sometió a una mujer como Nia Jax, que la doblaba en peso. Maravilló, pero lo que verdaderamente dejó perplejo al público fue su ataque final.

Antes de que apareciese, Asuka, Lynch y Flair habían dejado el mejor combate de la noche. Una pelea con mesas, sillas y escaleras siempre es sinónimo de espectáculo y en esta ocasión no fue menos. Mesas rotas, protecciones del ringsite… el público que llenó el SAP Center de San José no podía estar sentado. La emoción fue inmensa y la sorpresa mayor aun. Asuka es campeona con merecimiento, pero nadie esperaba que Lynch y Charlotte se fueran de vacío a la vez. El roster femenino quiere que un combate suyo lidere el mayor evento de la empresa y la WWE, también. El salto de las mujeres dentro de la compañía en 2018 ha sido abismal y en el último PPV del año se ha ratificado. Sus historias enganchan más que las masculinas y ahora son ellas las que mandan. Ronda Rousey, Charlotte Flair y Becky Lynch están llamadas a hacer historia.

Rousey empuja a Charlotte y Becky Lynch.

Del resto de los combates de la noche destacó la guerra que vivieron Daniel Bryan y AJ Styles. Ambos firmaron uno de los duelos más igualados. Se lo llevó Bryan gracias a su rapidez. Otro de los combates más intensos fue el que enfrentó a Rollins y Ambrose por el Campoenato Intercontinental. Ambrose destronó a su examigo después de dominarle toda la pelea y aprovechar un exceso de confiazna de Rollins en la parte final. Además, Strowman reapareció, pero tras ser operado de su codo lo hizo con un cabestrillo y tuvo que 'tirar del roster de Raw' para acabar con Baron Corbin y así conseguir una oportunidad de revancha ante Brock Lesnar en Royal Rumble (27 de enero).

Consulta todos los resultados de WWE TLC 2018