Competición
  • Vuelta a España
  • Serie A

EL PERFIL

Laura Fuertes, la debutante de la que han tomado nota

Laura Fuertes tras vencer el Boxam Internacional.

En su primer año élite Laura Fuertes ha ganado tres torneos y fue quinta en el Europeo y llega al Mundial después de vencer en el Boxam.

El boxeo olímpico femenino todavía no tiene una líder clara. La Selección lleva menos de un año y no ha habido tiempo, pero en esa carrera destaca Laura Fuertes (48 kg). La asturiana es la internacional que mejor año ha realizado hasta el momento, destacando que lo ha conseguido en la categoría élite (máxima) en su primera temporada. Con 19 años, la asturiana es uno de los mayores brillantes que tiene nuestro país. En 2018 ha ganado la Copa Iberdrola, el Campeonato de España y el Boxam Internacional, un torneo en el que confluyeron las mejores selecciones del mundo. Además, acabó quinta el Campeonato de Europa disputado en Bulgaria.

Ella es consciente de su crecimiento desde que está en el equipo nacional. “En el Europeo gané a República Checa y perdí contra Bulgaria, pero por decisión dividida en una pelea ajustada. Eso me enseñó que mi nivel estaba cerca del resto. Pero en el Boxam (en julio) cuando gané a Francia y a Estados Unidos, que es una potencia mundial, fue una gran motivación que me hizo ver que puedo dar ese nivel perfectamente”, reconoce.

Fuertes alterna las concentraciones con la Selección con su preparación habitual con el equipo Asturbox de Gijón, bajo la batuta de Oliver Sánchez. Esa variación es una de las claves de su éxito, también el apoyo económico que ha permitido recuperar el combinado nacional. “Desde febrero (cuando se creó el equipo) he ganado mucha experiencia. Iberdrola con su programa Universo Mujer permite que se hagan más competiciones, que haya más apoyo al boxeo femenino y poco a poco permite que el boxeo olímpico femenino español vaya cogiendo el nivel del resto de países”, admite.

La internacional es pura naturalidad, y con ese desparpajo habla. “¿Ser la referencia de la Selección? No me da nada de presión. Ni lo pienso. Todas somos un equipo fuerte, tenemos muchas ganas de trabajar y mejorar”, apunta. Con su currículum, la asturiana se ha convertido en una de las rivales a vigilar por el resto de países, aunque tampoco ocupa su cabeza. “El objetivo en el Mundial de Nueva Delhi es salir con buen sabor de boca por hacer buenos combates”, sentencia. No se obsesiona, pero es su sueño y va a por él.