Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

AJEDREZ

Caruana y Carlsen sellan sus terceras tablas en el Mundial

Caruana y Carlsen sellan sus terceras tablas en el Mundial

Tristan Fewings

Getty Images for World Chess

Caruana no supo aprovechar su mejor apertura y terminó a la defensiva hasta que se firmaron las tablas después de 49 jugadas.

El noruego Magnus Carlsen, campeón mundial de ajedrez, terminó en posición confortable la tercera partida del Mundial contra el aspirante estadounidense Fabiano Caruana, que no supo aprovechar su mejor apertura y terminó a la defensiva hasta que se firmaron las tablas después de 49 jugadas.

El marcador del encuentro por el título, que se disputa al mejor de doce partidas, está igualado a 1,5 puntos después de las tres primeras. Este martes Carlsen volverá a tener la iniciativa con las piezas blancas.

En las dos primeras, campeón y aspirante -sobre todo este último- habían sufrido con blancas para evitar la derrota, pero ninguno de los dos quiso dar hoy su brazo a torcer. La tercera siguió, en sus cinco primeros movimientos, la misma senda que la primera: la variante Rossolimo de la Siciliana.

En el sexto movimiento Caruana, recordando los agobios que sufrió con esa línea en el juego inaugural, cambió la ruta al enrocarse corto en la sexta jugada (en lugar de 6.h3), pero obtuvo una respuesta inmediata de Carlsen con 6...Dc7. Al replicar con rapidez, el campeón declaraba a su rival que lo tenía todo previsto.

Caruana mantuvo esta vez una posición sana, ligeramente mejor que la de Carlsen, que cambió su alfil blanco por un caballo en f3. Con apenas doce movimientos ya estaba claro que el campeón no iba a ganar, a menos que el candidato cometiera un error grave.

Había salido de la apertura en posición favorable, pero Caruana no estuvo inspirado para poner en aprietos al noruego. Cuando se intercambiaron las damas, Carlsen evaluó la situación durante 16 minutos, ocupó la columna A con la dama y resolvió después cambiarla por la blanca para llegar a un final de caballo, alfil de casillas negras y seis peones por bando.

El campeón había liquidado todas sus debilidades y, a resguardo de toda contingencia, empezó a plantearse -siempre peligroso en situaciones aburridas- prolongar la lucha en busca de un error del aspirante, aprovechando que éste estaba apremiado por el reloj.

Caruana no hizo fallos y después de 49 movimientos se firmó el alto el fuego.